Once señales de aviso de que tu perro puede tener cáncer

Comentarios desactivados en Once señales de aviso de que tu perro puede tener cáncer Consejos y cuidados, Noticias

Fotografía cortesía de: Unsplash

Derrumbarse o caerse

Si tu perro repentinamente se derrumba o cae sin motivo aparente, vete de inmediato al veterinario. No esperes. Este peligroso síntoma indica problemas graves de salud en el perro. Si observas que tiene debilidad y está aletargado todo el día (no saluda a la gente como de costumbre, o interacciona menos o casi nada), es un síntoma muy común en el perro que tiene cáncer, según Jake Zaidel, veterinario en el hospital de animales de Malta, en Nueva York.

Esto lo suelo observar especialmente en perros de razas grandes. Incluso si se al día siguiente parecen encontrarse algo mejor, hay que llevarlos al veterinario porque puede ser una señal de un tumor en el bazo.

Toser

Una tos esporádica no tiene por qué ser necesariamente una señal de cáncer. Por ejemplo, las razas de perros de tamaño pequeño suelen padecer ataques de tos a causa de problemas de tipo respiratorio, pus pueden padecer colapso traqueal, que es una enfermedad degenerativa que aparece con mayor frecuencia en ciertas razas como Yorkshire terrier, Caniche miniatura, Chihuahua y otras razas pequeño tamaño.

Si observas que el perro tose alguna vez, no hay que alarmarse, pero si continua tosiendo varios días, podría ser señal de que tiene cáncer de pulmón.

Pérdida de peso

La pérdida de peso es la señal mas común de que el perro ha desarrollado algún tipo de cáncer, según han observado los veterinarios. A menudo es un síntoma de un tumor gastrointestinal. “Me han llegado muchos casos de perros que han dejado de comer debido a que han desarrollado tumores gastrointestinales, problema que está asociado a una pérdida rápida de peso”, dice el Dr. Zaidel.

El cáncer también puede causar pérdida de peso aunque el perro siga teniendo apetito. Si observas que tu perro pierde peso de forma lenta o rápida, haz una cita con tu veterinario. Recuerda que la pérdida rápida de peso, puede ser consecuencia de que la enfermedad evoluciona con cierta rapidez, así que no esperes demasiado para llevarlo al veterinario.

Cambios en el morro

Llagas en la boca, olor extraño, bultos en el hocico, sangrado o un cambio en el color de las encías puede ser un síntoma de cáncer de boca, especialmente en perros ancianos.

Estos signos de cáncer a menudo suelen pasar desapercibidos por el dueño durante demasiado tiempo. Vemos con mucha frecuencia tumores orales en el perro debido a que el propietario no examina nunca la boca del animal, dice el Dr. Zaidel. “Muchos cánceres de boca pueden llegar a ser realmente devastadores porque la gente no se da cuenta hasta que la enfermedad está muy avanzada”. El veterinario aconseja cepillar los dientes del perro con regularidad.

También es aconsejable observar si el perro tiene dificultades para comer o bosteza con frecuencia, según Timothy Rocha, especialista en oncología veterinaria. Busca un veterinario en cuanto observes cualquier anomalía en tu perro.

Sangrado de la nariz

Que el perro sangre por la nariz nunca es algo normal, dice el Dr. Rocha. “Especialmente en el caso de los perros ya mayores, puede ser un síntoma de cáncer de hocico”. Si se trata, en cambio, de un perro joven, podría ser debido a que tiene algún objeto atascado en las fosas nasales.

Diarrea o cambios en los hábitos de micción

Una diarrea puntual no suele ser síntoma de cáncer en el perro, pero si persiste o empeora, lleva a tu mascota corriendo al veterinario. Si te pide con mucha frecuencia que lo saques para hacer sus necesidades y observas que tiene dificultades para mear o defecar, tiene sangre en sus deposiciones, vomita, o percibes sangre en la orina, o en las heces, llévalo con rapidez al veterinario, pues son claros signos de cáncer.

Flujos en ojos o nariz

El condrosarcoma (CSA) es el segundo tumor primario más común en perros, representa el diez por ciento de todos los tumores óseos primarios. Este es un tumor maligno, invasivo, y de rápida propagación en perros. Un CSA de los senos nasales y senos paranasales surge de los tejidos mesenquimales, un tejido conjuntivo colágeno que se encuentra en todo el cuerpo, y hace metástasis a otras partes del cuerpo, incluyendo los huesos nasales. Por lo general, ocurre en un lado de la cavidad nasal y con el tiempo se extiende hasta el otro lado.

Los síntomas son: hemorragia nasal unilateral o bilateral y / o secreción de material que contiene pus, estornudos y dificultad para respirar (disnea), tos, epífora (aumento de la producción lagrimal), deformidad facial, obstrucción unilateral o bilateral de flujo de aire nasal, mal aliento (halitosis), falta de apetito, pérdida de peso, convulsiones relacionadas con el cerebro.

Ataques de epilepsia

Los ataques de epilepsia pueden ser señales de tumor en el cerebro y son frecuentes en los perros mayores.  La epilepsia es un trastorno cerebral que hace que el perro tenga súbitos ataques incontrolables, físicos, recurrentes, con o sin pérdida del conocimiento. Esto a veces puede ocurrir por razones desconocidas (idiopática) o debido a anomalías genéticas. Sin embargo, la epilepsia idiopática se caracteriza por lesiones estructurales del cerebro y es más probable que se vea en los machos. Si no se trata, los ataques podrían ser más graves y frecuentes.

Los síntomas son convulsiones, generalmente precedido por un aura de corto plazo (o inicio de actividad). Cuando esto ocurre, el perro puede parecer asustado y aturdido, y puede ocultarse o, por el contrario, buscar atención. Una vez comienzan las convulsiones, el perro se caerá hacia un lado, se pone rígido, aprieta su mandíbula, la boca agua abundantemente, orina, defeca, vocaliza, y/o se retuerce con las cuatro extremidades. Estas convulsiones suelen durar entre 30 y 90 segundos.

Las convulsiones ocurren con mayor frecuencia cuando el paciente está descansando o durmiendo, a menudo durante la noche o temprano en la mañana. Además, la mayoría de los perros se recuperan en el momento en que se llevan al veterinario para su examen.

Cambios en la piel

Cualquier mancha, bulto o nódulo bajo la epidermis, debe ser inspeccionada. Algunos tipos de cánceres de piel muestran los siguientes síntomas: Llagas, una costra o llaga sangrante en la piel, que no desaparece con antibióticos o cremas, llagas que no cicatrizan por varios meses, llagas en las zonas donde el pelo es de color blanco o de color claro.

Crecimientos o tumores: crecimiento de color blanco en la piel, crecimientos en las zonas donde el pelo es de color blanco y la piel es de color claro, llagas o tumores que se pueden encontrar en cualquier lugar. Los lugares comunes son la nariz, dedos de los pies, las piernas, el escroto, o el ano.

Es aconsejable pasarle la mano por todo el cuerpo, aprovechando las caricias. Si notas algo no habitual, no esperes para llevarlo al veterinario, ya que no hay manera de distinguir un tumor benigno, de uno maligno sin hacer un análisis. Presta también atención a heridas que no sanan, tienen mal aspecto o son dolorosas para el animal.

Engorda en poco tiempo

Un síntoma aparentemente poco peligroso es que el perro aumenta peso en poco tiempo, esto podría ser un síntoma de cáncer. Si tu perro come menos de lo habitual, pero parece mas gordo, pásate por la consulta de tu veterinario para descartar que se trate de problemas de salud. Un cambio repentino en los hábitos de comer, puede ser un signo de aviso.

Dolor general o malestar

El dolor es a menudo un síntoma de cáncer, dicen los veterinarios. Si tu perro llora o gime cuando lo coges o levantas, llévalo a la consulta. Los tumores en la boca pueden causar un gran malestar al perro cuando come.

 

 

 

Comments are closed.