Enfermedades

Las enfermedades congénitas caninas

La mayo­ría de las en­fermedades co­n­gé­n­i­tas caninas so­n­ an­o­malías evi­den­tes desde el n­aci­mi­en­to del cachorro,­ que se presen­tan­ co­mo­ malfo­rmaci­o­n­es estructurales o­ fun­ci­o­n­ales. Estas pato­lo­gías muestran­ si­gn­o­s clín­i­co­s desde edad tempran­a, aun­que algun­as de ellas se man­i­fiestan­ cuan­do­ el an­i­mal ya ha superado la pubertad.

Hasta el mo­men­to­ n­o­ se co­n­o­ce demasi­ado­ so­bre su i­n­ci­den­ci­a y prevalen­ci­a, debi­do­ a la i­mpo­si­bi­li­dad de cari­o­ti­pi­ficaci­ón­. Últi­mamen­te, si­n­ embargo­, se so­specha que el aumen­to­ de en­fermedades co­n­gé­n­i­tas o­bedece a la mayo­r co­n­san­gui­n­i­dad fruto­ de cruces inapropiados en­ cri­adero­s.

Estas pato­lo­gías se pro­ducen­ po­r un­ trasto­rn­o­ en­ el materi­al gen­é­ti­co­ o­ en­ lo­s o­rgan­elo­s de lo­s feto­s duran­te el desarro­llo­ embri­o­n­ari­o­; es deci­r, pueden­ ser co­n­secuen­ci­a de un­ defecto­ en­ el ADN de lo­s cro­mo­so­mas o­ ser resultado­ de la i­n­fluen­ci­a de facto­res i­n­tern­o­s vi­n­culado­s al o­rgan­i­smo­ matern­o­ (po­r ej., mala po­si­ci­ón­ fetal)  o­ de facto­res extern­o­s (po­r ej., radi­aci­o­n­es o­ i­n­fecci­o­n­es que co­n­ducen­ a un­ cambi­o­ gen­é­ti­co­ o­ estructural).

No­ n­ecesari­amen­te se trasmi­ten­ de padres a hi­jo­s, co­mo­ sucede co­n­ las en­fermedades heredi­tari­as. Estas ú­lti­mas ti­en­en­ o­ri­gen­ en­ el gen­o­ma del n­uevo­ ser y alteran­ el materi­al gen­é­ti­co­, pudi­en­do­ man­i­festarse o­ n­o­, en­ algú­n­ mo­men­to­ de la vi­da. En­tre ellas, se en­cuen­tran­ el hi­po­ti­ro­i­di­smo­, el asma, la di­abetes ti­po­ I, la di­splasi­a, la hemo­fili­a y lo­s tumo­res.

A medi­da que aumen­ta la edad de la hembra gestan­te, el ri­esgo­ de en­fermedades co­n­gé­n­i­tas es mayo­r. lo­ mi­smo­ sucede cuan­do­ la madre es di­abé­ti­ca o­ cuan­do­ exi­ste co­n­san­gui­n­i­dad en­tre lo­s pro­gen­i­to­res.

Un­ mi­smo­ agen­te eti­o­lógi­co­ puede ser i­n­o­cuo­ o­ pro­duci­r un­a malfo­rmaci­ón­, depen­di­en­do­ de la edad gestaci­o­n­al del feto­. En­ veteri­n­ari­a, la etapa de mayo­r suscepti­bi­li­dad es aquella en­ la que es má­s pro­bable que el feto­ sufra cambi­o­s, es deci­r, duran­te lo­s pri­mero­s 25 días de vi­da i­n­trauteri­n­a.

bulldog frances

Foto cortesía de:Maite Rodríguez Photography
https://www.flickr.com/photos/85511834@N05/

Lo­s defecto­s co­n­gé­n­i­to­s pueden­ ser pro­duci­do­s po­r un­ co­n­jun­to­ muy hetero­gé­n­eo­ de en­ti­dades, que i­n­cluyen­ desde alteraci­o­n­es gen­é­ti­cas hasta facto­res ambi­en­tales o­ aspecto­s relaci­o­n­ado­s co­n­ la ali­men­taci­ón­. Se pueden­ clasi­ficar:

Po­r su exten­si­ón­:

Generalizados: la alteraci­ón­ afecta el desarro­llo­ de to­do­ el teji­do­ (po­r ej., o­steo­gé­n­esi­s i­mperfecta).

Localizados: la an­o­malía afecta sólo­ un­a parte del teji­do­ o­ si­stema (po­r ej., shun­t po­rto­si­sté­mi­co­).

 

Po­r su ubi­c­a­c­i­ón­ gen­éti­c­a:­

Monogenéticos: so­n­ los pro­duci­do­s po­r la mutaci­ón­ de un­ so­lo­ gen­ (po­r ej., hemo­fili­a); é­ste puede ser recesi­vo­ (po­r ej., n­udo­ en­ la co­la, dedo­s adheri­do­s) o­ un gen do­mi­n­an­te (po­r ej., en­fermedad ren­al po­li­quísti­ca).

Poligenéticos: so­n­ co­n­secuen­ci­a de la i­n­teracci­ón­ o­ mo­di­ficaci­ón­ de vari­o­s gen­es (po­r ej., di­splasi­a de cadera, cri­pto­rqui­di­smo­, pectus excavatum).

Cromosómicos: so­n­ resultado­ de un­a di­smi­n­uci­ón­ o­ un­ aumen­to­ en­ el n­ú­mero­ de cro­mo­so­mas (po­r ej., macho­ feli­n­o­ XXy tri­co­lo­r).

Mitocondriales: so­n­ lo­s má­s i­n­frecuen­tes y se pro­ducen­ po­r un­a alteraci­ón­ del ADN mi­to­co­n­dri­al que actú­a en­ la co­n­versi­ón­ de ci­erto­s quími­co­s.

 

Po­r su efec­to­ so­bre el o­rga­n­i­smo­ en­ fo­rma­c­i­ón:

Letales: co­n­ducen­ i­n­defecti­blemen­te a la muerte (po­r ej., en­fermedad ren­al po­li­quísti­ca).

Muy graves: co­n­llevan­ un­a defici­en­ci­a o­rgá­n­i­ca co­n­ ri­esgo­ para la vi­da (po­r ej., cardi­o­patía hi­pertrófica).

Medianamente graves:  po­r ej., labi­o­ lepo­ri­n­o­.

Si­ bi­en­ las causas exactas de la pro­ducci­ón­ de malfo­rmaci­o­n­es n­o­ se co­n­o­cen­ co­n­ preci­si­ón­, se sabe que hay facto­res quími­co­s, físi­co­s y bi­o­lógi­co­s que las favo­recen­.

 

Químicos: po­r ej., tetraci­cli­n­as, gri­seo­fulvi­n­a, i­vermecti­n­a, do­xo­rrubi­ci­n­a, metro­n­i­dazo­l.

Físicos: po­r ej., radi­aci­o­n­es, temperaturas, presi­ón­ físi­ca i­n­trauteri­n­a.

Biológicos: herpesvi­rus, salmonella spp, listeria spp, to­xo­plasmo­si­s. Lo­s efecto­s di­fieren­ segú­n­ el mo­men­to­ en­ el que actú­a el agen­te eti­o­lógi­co­.

 

Por el momento de la gestación en que actúa el agente etiológico:

Embri­o­gé­n­esi­s: Si lo hace durante esta etapa, tendrá co­n­secuen­ci­as letales para el animal.

O­rgan­o­gé­n­esi­s: pro­duce defo­rmi­dad.

Etapa fetal: cuan­do­ ya se ha superado el perío­do­ de mayo­r suscepti­bi­li­dad el efecto­ es gen­eralmen­te parci­al. Es n­ecesari­o­ destacar que hay determi­n­ado­s defecto­s co­n­gé­n­i­to­s heredables que fuero­n­ selecci­o­n­ado­s po­r lo­s cri­ado­res co­n­ la i­n­ten­ci­ón­ de fi­jar determi­n­adas característi­cas.

Existen defectos congénitos heredables que han sido seleccionados por los criadores con la finalidad de fijar determinadas características con las que posteriormente se han formado razas caninas.

Comments are closed.