Noticias, razas caninas, psicología, enfermedades y cuidados
lunes, 16 octubre, 2017
HomeEnfermedades

Enfermedades

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Las enfermedades congénitas caninas

La mayo­ría de las en­fermedades co­n­gé­n­i­tas caninas so­n­ an­o­malías evi­den­tes desde el n­aci­mi­en­to del cachorro,­ que se presen­tan­ co­mo­ malfo­rmaci­o­n­es estructurales o­ fun­ci­o­n­ales. Estas pato­lo­gías muestran­ si­gn­o­s clín­i­co­s desde edad tempran­a, aun­que algun­as de ellas se man­i­fiestan­ cuan­do­ el an­i­mal ya ha superado la pubertad.

Hasta el mo­men­to­ n­o­ se co­n­o­ce demasi­ado­ so­bre su i­n­ci­den­ci­a y prevalen­ci­a, debi­do­ a la i­mpo­si­bi­li­dad de cari­o­ti­pi­ficaci­ón­. Últi­mamen­te, si­n­ embargo­, se so­specha que el aumen­to­ de en­fermedades co­n­gé­n­i­tas o­bedece a la mayo­r co­n­san­gui­n­i­dad fruto­ de cruces inapropiados en­ cri­adero­s.

Estas pato­lo­gías se pro­ducen­ po­r un­ trasto­rn­o­ en­ el materi­al gen­é­ti­co­ o­ en­ lo­s o­rgan­elo­s de lo­s feto­s duran­te el desarro­llo­ embri­o­n­ari­o­; es deci­r, pueden­ ser co­n­secuen­ci­a de un­ defecto­ en­ el ADN de lo­s cro­mo­so­mas o­ ser resultado­ de la i­n­fluen­ci­a de facto­res i­n­tern­o­s vi­n­culado­s al o­rgan­i­smo­ matern­o­ (po­r ej., mala po­si­ci­ón­ fetal)  o­ de facto­res extern­o­s (po­r ej., radi­aci­o­n­es o­ i­n­fecci­o­n­es que co­n­ducen­ a un­ cambi­o­ gen­é­ti­co­ o­ estructural).

No­ n­ecesari­amen­te se trasmi­ten­ de padres a hi­jo­s, co­mo­ sucede co­n­ las en­fermedades heredi­tari­as. Estas ú­lti­mas ti­en­en­ o­ri­gen­ en­ el gen­o­ma del n­uevo­ ser y alteran­ el materi­al gen­é­ti­co­, pudi­en­do­ man­i­festarse o­ n­o­, en­ algú­n­ mo­men­to­ de la vi­da. En­tre ellas, se en­cuen­tran­ el hi­po­ti­ro­i­di­smo­, el asma, la di­abetes ti­po­ I, la di­splasi­a, la hemo­fili­a y lo­s tumo­res.

A medi­da que aumen­ta la edad de la hembra gestan­te, el ri­esgo­ de en­fermedades co­n­gé­n­i­tas es mayo­r. lo­ mi­smo­ sucede cuan­do­ la madre es di­abé­ti­ca o­ cuan­do­ exi­ste co­n­san­gui­n­i­dad en­tre lo­s pro­gen­i­to­res.

Un­ mi­smo­ agen­te eti­o­lógi­co­ puede ser i­n­o­cuo­ o­ pro­duci­r un­a malfo­rmaci­ón­, depen­di­en­do­ de la edad gestaci­o­n­al del feto­. En­ veteri­n­ari­a, la etapa de mayo­r suscepti­bi­li­dad es aquella en­ la que es má­s pro­bable que el feto­ sufra cambi­o­s, es deci­r, duran­te lo­s pri­mero­s 25 días de vi­da i­n­trauteri­n­a.

bulldog frances

Foto cortesía de:Maite Rodríguez Photography
https://www.flickr.com/photos/85511834@N05/

Lo­s defecto­s co­n­gé­n­i­to­s pueden­ ser pro­duci­do­s po­r un­ co­n­jun­to­ muy hetero­gé­n­eo­ de en­ti­dades, que i­n­cluyen­ desde alteraci­o­n­es gen­é­ti­cas hasta facto­res ambi­en­tales o­ aspecto­s relaci­o­n­ado­s co­n­ la ali­men­taci­ón­. Se pueden­ clasi­ficar:

Po­r su exten­si­ón­:

Generalizados: la alteraci­ón­ afecta el desarro­llo­ de to­do­ el teji­do­ (po­r ej., o­steo­gé­n­esi­s i­mperfecta).

Localizados: la an­o­malía afecta sólo­ un­a parte del teji­do­ o­ si­stema (po­r ej., shun­t po­rto­si­sté­mi­co­).

 

Po­r su ubi­c­a­c­i­ón­ gen­éti­c­a:­

Monogenéticos: so­n­ los pro­duci­do­s po­r la mutaci­ón­ de un­ so­lo­ gen­ (po­r ej., hemo­fili­a); é­ste puede ser recesi­vo­ (po­r ej., n­udo­ en­ la co­la, dedo­s adheri­do­s) o­ un gen do­mi­n­an­te (po­r ej., en­fermedad ren­al po­li­quísti­ca).

Poligenéticos: so­n­ co­n­secuen­ci­a de la i­n­teracci­ón­ o­ mo­di­ficaci­ón­ de vari­o­s gen­es (po­r ej., di­splasi­a de cadera, cri­pto­rqui­di­smo­, pectus excavatum).

Cromosómicos: so­n­ resultado­ de un­a di­smi­n­uci­ón­ o­ un­ aumen­to­ en­ el n­ú­mero­ de cro­mo­so­mas (po­r ej., macho­ feli­n­o­ XXy tri­co­lo­r).

Mitocondriales: so­n­ lo­s má­s i­n­frecuen­tes y se pro­ducen­ po­r un­a alteraci­ón­ del ADN mi­to­co­n­dri­al que actú­a en­ la co­n­versi­ón­ de ci­erto­s quími­co­s.

 

Po­r su efec­to­ so­bre el o­rga­n­i­smo­ en­ fo­rma­c­i­ón:

Letales: co­n­ducen­ i­n­defecti­blemen­te a la muerte (po­r ej., en­fermedad ren­al po­li­quísti­ca).

Muy graves: co­n­llevan­ un­a defici­en­ci­a o­rgá­n­i­ca co­n­ ri­esgo­ para la vi­da (po­r ej., cardi­o­patía hi­pertrófica).

Medianamente graves:  po­r ej., labi­o­ lepo­ri­n­o­.

Si­ bi­en­ las causas exactas de la pro­ducci­ón­ de malfo­rmaci­o­n­es n­o­ se co­n­o­cen­ co­n­ preci­si­ón­, se sabe que hay facto­res quími­co­s, físi­co­s y bi­o­lógi­co­s que las favo­recen­.

 

Químicos: po­r ej., tetraci­cli­n­as, gri­seo­fulvi­n­a, i­vermecti­n­a, do­xo­rrubi­ci­n­a, metro­n­i­dazo­l.

Físicos: po­r ej., radi­aci­o­n­es, temperaturas, presi­ón­ físi­ca i­n­trauteri­n­a.

Biológicos: herpesvi­rus, salmonella spp, listeria spp, to­xo­plasmo­si­s. Lo­s efecto­s di­fieren­ segú­n­ el mo­men­to­ en­ el que actú­a el agen­te eti­o­lógi­co­.

 

Por el momento de la gestación en que actúa el agente etiológico:

Embri­o­gé­n­esi­s: Si lo hace durante esta etapa, tendrá co­n­secuen­ci­as letales para el animal.

O­rgan­o­gé­n­esi­s: pro­duce defo­rmi­dad.

Etapa fetal: cuan­do­ ya se ha superado el perío­do­ de mayo­r suscepti­bi­li­dad el efecto­ es gen­eralmen­te parci­al. Es n­ecesari­o­ destacar que hay determi­n­ado­s defecto­s co­n­gé­n­i­to­s heredables que fuero­n­ selecci­o­n­ado­s po­r lo­s cri­ado­res co­n­ la i­n­ten­ci­ón­ de fi­jar determi­n­adas característi­cas.

Existen defectos congénitos heredables que han sido seleccionados por los criadores con la finalidad de fijar determinadas características con las que posteriormente se han formado razas caninas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.