GALGO ESPAÑOL

Historia y origen del Galgo Español

galgo español

Foto cortesía de: Adrian Arteche de Gregorio

El origen del Galgo Español, es también fuente de debate entre naturalistas y científicos, del mismo modo que los son otras muchas razas caninas, aunque la mayoría opinan que la cuna del lebrel está localizada entre Asia Central y el Cercano Oriente, estableciendo un antepasado único para todos ellos.

En España, la Cueva de la Vieja en Alpera, Albacete, alberga una de las joyas del arte rupestre nacionales, con un insólito despliegue de 200 pinturas esquemáticas levantinas del Neolítico (10.000-5.000 a.C.), y que representan escenas de caza con toros, ciervos y perros, alrededor de las figuras de dos chamanes.

En el antiguo Egipto, el Galgo está representado principalmente en el dios-perro Seth, de cola bifurcada, cuyo hijo ilegítimo es Anubis, representado como un hombre con cabeza de cánido o como un perro egipcio o chacal de color negro, que representaría la putrefacción de los cuerpos y de la tierra fértil, símbolo de resurrección.

Anubis aparece también ocasionalmente como un cánido que acompaña a Isis. La asociación con el chacal se debe probablemente, a su hábito de desenterrar los cadáveres de las tumbas para alimentarse.

Anubis era representado con un pelaje negro, a pesar de que los chacales en el Antiguo Egipto tenían el manto rojizo, debido a que ese color simbolizaba la resurrección y la fertilidad, por el color del limo traído por el Nilo cada año, que renovaba la fertilidad de los campos.

Diversos estudios genéticos realizados en los últimos años, han venido a concluir que contrariamente a la extendida creencia de que el Podenco es un tipo de perro primitivo importado hace unos 3.000 años de la zona de Oriente Medio, estos perros en realidad guardan una estrecha relación genética con el resto de los perros de caza europeos, y no son más primitivos que la mayoría de ellos.

No obstante, la leyenda dice que este es el perro que los faraones egipcios tanto admiraban. De ser así, esta raza tendría no menos de 8.000 años de antigüedad.

Se sabe que la raza del Podenco del Faraón (Perro del Faraón) moderno, procede de la isla de Malta en el Mediterráneo, donde posiblemente fue llevada por los Fenicios.

El perro era considerado un animal protector en el mundo egipcio de naturaleza apotropaica, su presencia protegía a los dueños de sus enemigos y de los malos espíritus. El hombre egipcio solía maquillarse para acudir a las ceremonias religiosas y rituales mortuorios, y las Paletas cosméticas se convirtieron en el elemento que marcaba su estatus social, ya que sólo las clases elevadas podían acceder a este tipo de prácticas, y en el periodo Predinástico Tardío nos encontramos con la Paleta de los Perros, grabada en ambas caras (reverso y anverso), mostraban un borde y contorno adaptado a la línea cérvico-dorsal del perro.

También han sido recopiladas tres listas de nombres de perros egipcios. El término “perro” era iwiwi o awawa, una onomatopeya del ladrido. “Ikni” era un nombre muy común en la 5ª Dinastía, Meity es el nombre de un lebrel que figura en la tumba de User (18ª Dinastía) y era un galgo con las orejas caídas que se encuentra sentado debajo del trono de la esposa de User, aunque hay que señalar que delante de su nombre hay una inscripción: “Hsy.f”, que significa “su favorito” (el favorito de su dueño).

La gran mayoría de los nombres encontrados en las mástabas o tumbas egipcias están asociadas a perros de tipo lebrel, aunque hay también algunos molosos y sabuesos. En general, éstos perros están representados cerca de su dueño, a los piés junto a éste, en escenas de caza o guerra, instalados debajo de su trono, o recostados encima de sus piés; los menos se pueden ver atados con correa.

Los antiguos egipcios eran grandes amantes de la caza de animales, como la gacela, la liebre o el antílope, por lo que es lógico que tuvieran una gran afición por los galgos, perros ágiles y rápidos, y los faraones y cortesanos competían entre sí por poseer los ejemplares más bellos y veloces.

En Galgo en la Grecia antigua

galgo español

Foto cortesía de: Jorge Lois Vázquez
https://www.flickr.com/photos/jorgelois/

La mitología griega denominaba la estrella Tirius “Canis Maior”, lo que nos da una muestra de su actitud ante los galgos con la imagen representada de un hermoso ejemplar en un ánfora etrusca de Florencia, en la que se plasma una maravillosa historia de una amistad entre un joven inclinado hacia su lebrel quien a su vez coloca sus patas en las rodillas de su amo.

En la mitología griega, Artemisa o Artemis fue una de las deidades más ampliamente veneradas y una de las más antiguas.

Algunos investigadores creen que su nombre, y de hecho la propia diosa era originalmente pregriega. Homero alude a ella como Artemis Agrotera, Potnia Theron, Artemisa del terreno virgen, Señora de los Animales.

Fue la diosa helena de la caza, los animales salvajes, el terreno virgen, los nacimientos, la virginidad y las doncellas, que traía y aliviaba las enfermedades de las mujeres. A menudo se la representaba como una cazadora llevando un arco y flechas. El ciervo y el ciprés le estaban consagrados.

El historiador y filósofo del siglo II, Lucio Flavio Arriano, también conocido como Arriano de Nicomedia, en su tratado sore la caza “Cinegético”, que trata también sobre la cría de perros de caza, y que le valió el cargo de Cónsul, dice refiriéndose a los galgos: “Los cazadores no van de caza sólo para capturar piezas, sino para ver a sus propios perros competir en destreza y velocidad”.

En uno de los primeros capítulos, nos dice Arriano que aquellas gentes no vivían del producto de la caza, sino que la practicaban por afición.

El origen del concepto deportivo de la caza en Europa central es, pues, muy antiguo, y esta podría ser la razón de que este espíritu haya permanecido firme e inmutable en el seno de las poblaciones germánicas que se expandieron por el continente europeo durante la Edad Media.

También nos habla de unas normas que evitan que la liebre sea cazada si sobrepasa los límites establecidos anteriormente, es decir, en esa época la caza con galgo era un deporte.

El Galgo en la Roma antigua

En materia de perros, Roma sigue el modelo del mundo helénico. Cayo Póstumo ocupó toda la ceca de un denario con la imagen de un galgo corriendo sobre un rayo. En la mitología romana, Diana era la diosa virgen de la caza, representada con uno o más galgos y con un arco en la mano o bien con un ciervo. Vemos, pues, que la mitología grecorromana es rica en episodios relativos a la caza.

Esta era considerada como una actividad necesaria e indispensable para la vida del hombre, que ejercitaba en ella sus cualidades físicas y su inteligencia. El historiador Plinio el Joven, atribuye la curación del emperador Trajano al ejercicio de la caza, mientras que Horacio se burla de los cazadores que compraban las piezas para no llegar a casa con el zurrón vacío. (Ver La caza en la antigua Roma).

 

Las carreras de Galgos en la antigüedad

galgo español

Foto cortesía de: Jorge Lois Vázquez
https://www.flickr.com/photos/jorgelois/

La práctica del deporte de carreras de galgos también se remontan a la antigüedad. Se han encontrado documentos de la época primitiva de los faraones egipcios que datan del 5.000 a.C. y posteriormente, en la antigua Grecia y Roma, cuyos emperadores y grandes personajes históricos eran expertos galgueros.

Más tarde, en los países de cultura islámica y cristiana europea, la tradición se perpetuó, especialmente en España, donde se mantuvo la tradición, siendo ejercida por reyes, nobleza, papas, califas, etc.

La afición al galgo ha quedado así plasmada en la historia del arte desde el Románico hasta el Modernismo y los movimientos de Vanguardia.

En España, las primeras sociedades galgueras fueron la Sociedad Coro La “Ina” en 1.910 en Jerez de la Frontera, la “Sociedad El Goloso”, que se constituyó en el año 1.913 en Madrid y la “Copa Algete” en 1.915, asi como la “Sociedad de Agricultores y Ganaderos de Castilla la Vieja”.

La primera entidad de carácter oficial a nivel nacional que rige el deporte del galgo desde 1.929 hasta 1.932 fue el Club Deportivo Español, y en el año 1.939 se constituyó la actual Federación Española de Galgos, que regula y organiza la práctica de las carreras de galgos.

El Galgo en la época medieval

galgo español

Foto cortesía de: Petra Postma
https://www.flickr.com/photos/74483879@N00/

La invasión de la península ibérica por los pueblos bárbaros del norte de Europa, durante la Edad Media, trajo consigo diferentes formas de caza, así como otros perros que venían acompañando a los invasores.

Estos pueblos aportaron a los territorios conquistados, los métodos de caza que ellos empleaban desde siempre. Los turcos y árabes vinieron acompañados de sus Sloughis y trajeron la cetrería a la Península Ibérica.

Estos galgos orientales fueron cruzados con los que ya existían en la Península. Todos los días salían de la Corte de Granada pequeños ejércitos de cazadores vestidos de seda, luciendo magníficas joyas, provistos de halcones encadenados a la muñeca de sus dueños.

Durante el reinado de Boabdil, más de mil halcones sacros de gran valor, vivían en un pabellón de piedra construido para éste propósito. Se les hacía cazar por parejas: el primer halcón localizaba la bandada de perdices, y el miedo provocado por aquél hacía que las aves se posasen en el suelo, entonces se enviaba el segundo halcón, que iba causando víctimas, una tras otra.

Aunque la caza en España fue derecho exclusivo de la nobleza desde el 700 hasta 1600, los españoles, particularmente en los Pirineos, no se privaron de la caza mayor, y tampoco de las aves y liebres, muy abundantes en aquellos tiempos.

Los agitados periodos históricos y la sucesión de civilizaciones diversas en tierra española tuvieron como consecuencia que la caza se practicase en formas variadas y a veces, extrañas. El pueblo, como en todas partes, cazaba con red y con lazo, y ponía trampas a las perdices, a las liebres y conejos.

La invasión de los árabes introdujo el empleo de los halcones, Sloughis y otros depredadores, como los guepardos, con los cuales cazaban los españoles piezas grandes y pequeñas.

Sin embargo, la caza no tuvo nunca en España, el carácter imperial y fastuoso que había adquirido en otros países de Europa.

Las piezas y el ejercicio de la caza no fueron problemas, los escasos cultivos y la naturaleza salvaje del terreno favorecían la multiplicación de los animales, que, a pesar de todo, no produjeron nunca grandes daños. Como hemos visto, el pueblo no estaba autorizado a cazar como quisiera o como hubiera deseado.

Sin embargo, en ciertas regiones, había adquirido algunos derechos, y en otras, se tomaba la libertad de cazar los pequeños animales o los grandes carnívoros con la excusa de los daños causados por estos animales en las plantaciones.

El Galgo Español es pues conocido desde la antigüedad por los romanos, aunque hemos de suponer que su llegada e implantación en la Península sea muy anterior a ésta época.

Descendiente de los antiguos lebreles asiáticos, se ha adaptado a nuestras diferentes zonas de estepas y llanuras. Se ha exportado en grandes cantidades a otros países como Irlanda e Inglaterra, durante los siglos XVI, XVII, y XVIII, siendo nuestro galgo uno de los padres del galgo inglés que presenta con el galgo español las similitudes propias de la raza que le sirvió de base antes de su posterior selección y aclimatación. Cabe destacar entre las numerosas citas de los autores clásicos, la del Arcipreste de Hita que dice: “A la liebre que sale, luego, le echa la galga…”, demostrando así la principal y ancestral función de la raza.

Bibliografía en inglés

D. Caroline Coile, Ph. D.: The Greyhound Handbook. Previsualización del libro aquí.

Liz Palika: Spanish Greyhounds. Your happy healthy pet. Previsualización del libro aquí.

Joan Hustace Walker: Greyhound. Previsualización del libro aquí.

Bibliografía en español

Richard Beauchamp: El Galgo Español. Previsualización del libro aquí.

VV.AA Susaeta: Previsualización del libro aquí.

Judy Lby: El Galgo Español. Editorial Hispano Europea, S.A.

 

Características físicas del Galgo Español

galgo español

Foto cortesía de: Petra Postma
https://www.flickr.com/photos/74483879@N00/

  • Tamaño y peso: La alzada no será inferior a 60 cm ni superior a 70 cm. El peso está entre 14 y 25 kg.
  • Pelaje: Tupido, muy fino, corto, liso; repartido por todo el cuerpo hasta los espacios interdigitales. Ligeramente más largo en la parte posterior de los muslos. La variedad de pelo duro semilargo presenta mayor aspereza y longitud de pelo, que puede ser variable; aunque siempre repartido uniformemente por todo el cuerpo llega a presentar una barba y bigotes en la cara, sobrecejas y tupé en la cabeza.
  • Color: Indeterminado. Se consideran como colores más típicos y por orden de preferencia los siguientes:
  • Barcinos y atigrados más o menos oscuros y de buenas pigmentaciones.
  • Negros.
  • Barquillos oscuros y claros.
  • Tostados.
  • Canelas.
  • Amarillos.
  • Rojos.
  • Blancos.
  • Berrendos y pios.
  • Aspecto: Bello, elegante, simpático y tierno. Perro Lebrel de buen tamaño, eumétrico, subconvexo, sublonguilíneo y dolicocéfalo. De esqueleto compacto, cabeza larga y estrecha, tórax de amplia capacidad, vientre muy retraído, y cola muy larga. Tren trasero bien aplomado y musculado. Pelo fino y corto o duro y semilargo.
  • Esperanza de vida: 12 años aproximadamente
  • Club Nacional del Galgo Español
  • Federación Española de Galgos
  • CLASIFICACIÓN FCI : Grupo 10: Lebreles. Sección 3: Lebreles con pelo corto. Sin prueba de trabajo.
  • El estándar oficial del Galgo Español se puede descargar directamente de la Federación Cinológica Internacional en español y en formato Word (doc) aquí.
  • Clasificación según el ranking de inteligencia funcional y obediencia del Dr. Stanley Coren: El Galgo Español está posicionado en el puesto 46.
  • · Corresponde a la puntuación media de inteligencia funcional y obediencia.
    · Necesitan de 25 a 40 repeticiones para comprender bien un ejercicio.
    · Las practicas adicionales les ayudarán en la fase inicial del aprendizaje.
    ·Si no repiten los ejercicios con frecuencia recordarán las ordenes con dificultad.
    · Responden a la primera un 50 % de las veces y la efectividad depende mucho de las horas de práctica y repetición de los ejercicios.
    · La rapidez de respuesta es más lenta.
    · A mayor distancia la respuesta del perro será menos consistente y predecible.
    · Necesitan de un adiestrador experto con mucha paciencia.

 

Criadores de Galgo Español en España

Debido a la gran cantidad de galgos que son abandonados con tanta frecuencia en nuestro país, en este caso particular, no he considerado conveniente poner enlaces a criadores de la raza.

Sociedades de adopción de Galgos

galgo español

Foto cortesía de: Petra Postma
https://www.flickr.com/photos/74483879@N00/

Muchos galgos sufren un trato cruel por parte de los dueños, y son abandonados al acabar las temporadas de caza. Los menos afortunados encuentran la muerte: los ahorcamientos, tirarlos a pozos o envenenarlos son métodos usados con frecuencia.

De los galgos rescatados, muchos son adoptados fuera de nuestro país, aunque afortunadamente cada vez más son más apreciados como animales de compañía.

Numerosas organizaciones han empezado en la última década a concienciar al público sobre la situación tan lamentable y destino que sufren estos animales y se dedican a rescatar galgos para ofrecerlos en adopción.

Es común que se los esterilice con la intención de contener la población, ya que se estima que pueden existir unos 250.000 galgos en situación de abandono. Paralelamente, asociaciones a favor de los derechos de los animales han pedido, sin éxito, que se prohíba la caza con galgos.

Cabe esperar que la situación de esta raza pueda mejorar conforme se adquiere una conciencia mayor y más extendida sobre ella.

Adopta un galgo:

Sos Galgos

Galgos Sin Fronteras

Pro Galgo

 

Los cuidados del Galgo Español

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque laudantium, totam rem aperiam, eaque ipsa quae ab illo inventore veritatis et quasi architecto beatae vitae dicta sunt explicabo. Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit, sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt. Neque porro quisquam est, qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipisci velit, sed quia non numquam eius modi tempora incidunt ut labore et dolore magnam aliquam quaerat voluptatem. Ut enim ad minima veniam, quis nostrum exercitationem ullam corporis suscipit laboriosam, nisi ut aliquid ex ea commodi consequatur? Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem eum fugiat quo voluptas nulla pariatur? At vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos ducimus qui blanditiis praesentium voluptatum deleniti atque corrupti quos dolores et quas molestias excepturi sint occaecati cupiditate non provident, similique sunt in culpa qui officia deserunt.

Psicología y personalidad del Galgo Español

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque laudantium, totam rem aperiam, eaque ipsa quae ab illo inventore veritatis et quasi architecto beatae vitae dicta sunt explicabo. Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit, sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt. Neque porro quisquam est, qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipisci velit, sed quia non numquam eius modi tempora incidunt ut labore et dolore magnam aliquam quaerat voluptatem. Ut enim ad minima veniam, quis nostrum exercitationem ullam corporis suscipit laboriosam, nisi ut aliquid ex ea commodi consequatur? Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem eum fugiat quo voluptas nulla pariatur? At vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos ducimus qui blanditiis praesentium voluptatum deleniti atque corrupti quos dolores et quas molestias excepturi sint occaecati cupiditate non provident, similique sunt in culpa qui officia deserunt.

Salud y enfermedades del Galgo Español

Es un animal muy robusto, por lo que no posee especial predisposición para ninguna enfermedad en concreto. Como perros de compañía, los Galgos Españoles han pasado por una selección muy intensa. Por eso, esta raza suele ser muy resistente. Sin embargo, como cualquier perro, pueden ser propensos a enfermedades genéticas y oculares.

Las enfermedades congénitas de la raza han sido clasificadas  por la Universidad de la Isla del Príncipe Eduardo,

Enfermedades hereditarias del galgo español:  Leer más aquí.

 

Adecuado para…

Sed ut perspiciatis unde omnis iste natus error sit voluptatem accusantium doloremque laudantium, totam rem aperiam, eaque ipsa quae ab illo inventore veritatis et quasi architecto beatae vitae dicta sunt explicabo. Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit, sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt. Neque porro quisquam est, qui dolorem ipsum quia dolor sit amet, consectetur, adipisci velit, sed quia non numquam eius modi tempora incidunt ut labore et dolore magnam aliquam quaerat voluptatem. Ut enim ad minima veniam, quis nostrum exercitationem ullam corporis suscipit laboriosam, nisi ut aliquid ex ea commodi consequatur? Quis autem vel eum iure reprehenderit qui in ea voluptate velit esse quam nihil molestiae consequatur, vel illum qui dolorem eum fugiat quo voluptas nulla pariatur? At vero eos et accusamus et iusto odio dignissimos ducimus qui blanditiis praesentium voluptatum deleniti atque corrupti quos dolores et quas molestias excepturi sint occaecati cupiditate non provident, similique sunt in culpa qui officia deserunt.

Comments are closed.