WEST HIGHLAND WHITE TERRIER

Foto cortesía de: magicmomentscatcher https://www.flickr.com/photos/photografics-by-claire/15953117540/

Foto cortesía de: magicmomentscatcher
https://www.flickr.com/photos/photografics-by-claire/15953117540/

Historia y origen del West Highland White Terrier

El West Highland White Terrier es un perro elegante que goza de gran popularidad,  en las exposiciones caninas. Sin embargo, la historia de este Terrier escocés tiene poco que ver con las exhibiciones, ya a que hasta hace algunas décadas se ocupaba tan sólo de cazar alimañas.

Igual que todos los perros del tipo terrier escocés, el Westie tiene las patas cortas. Al parecer, esta característica era muy útil para el desempeño de las tareas que se le encomendaban. Existe una amplia documentación histórica que avala el hecho de que esta raza ya estaba extendida por todo el territorio escocés en la Edad Media.

Debido al aislamiento de algunas zonas en Escocia, surgieron en el transcurso de los siglos más variedades en la raza aunque todas compartían rasgos psicológicos y físicos. Estas variaciones raciales no eran muy marcadas, porque el trabajo para el que estaban destinados era básicamente el mismo.

Todos ellos se dedicaban a la tarea de eliminar animales roedores como ratas y ratones. El hecho de que también fueran utilizados para cazar zorros, demuestra la agresividad, valentía y perseverancia de este animal.

Gracias a sus patas cortas y fuertes, estaban especialmente capacitados para trabajar bien en zonas rocosas y empinadas, y debido a su excelente morfología tenían la fuerza suficiente para saltar en estos terrenos.

En el siglo XVI algunos cinólogos empezaron a prestarle atención a estos pequeños y vigorosos terrier escoceses paticortos.

Entre algunos autores destacaron John Caius y George Turberville, que describieron estos perros tal como se les conoce hoy en día: patas cortas y fuertes, de pelo áspero, con auténtica pasión por la caza del zorro y el tejón, a los que persigue hasta sus madrigueras con un tono de voz aguda y penetrante.

Ya por aquellos tiempos eran criados los antecesores del Westie por nobles y labradores en el nordeste de Escocia, en las zonas salvajes de las Tierras Altas.

A principios del siglo XIX se empezaron a mencionar las diferencias que existían en función de la zona de procedencia entre algunos ejemplares de terrier. Según se desprende de los perros actuales, sólo se puede hacer una aproximación de estas noticias.

En la región de Aberdeen, al oeste de Escocia, se criaban unos perros que tenían un cuerpo robusto y algo pesado, patas cortas y una cabeza bastante grande, de hocico largo, fuerte dentadura y orejas tiesas. El color del manto iba del color hasta el negro. Estos perros fueron llamados mucho tiempo Aberdeen Terrier. Eran los antecesores del actual Terrier Escocés.

En las islas del nordeste, los terrier tenían el cuerpo más largo y eran todavía más robustos y de patas cortas. Estos perros tenían un pelaje suave y largo, eran los antepasados del Skye Terrier actual. En los  condados del oeste vivían perritos que también tenían las patas cortas, pero con un cuerpo bastante más compacto. Estos perros eran muy enérgicos, de pelo relativamente largo y duro y de carácter alegre. De estos últimos descienden los Cairn Terrier y West Highland White Terrier actuales.

west highland white terrier

Fotografía cortesía de: Claire Zimmermann
https://www.flickr.com/photos/photografics-by-claire/

Los cachorros de las camadas de estos perros de la zona oeste de las Tierras Altas de Escocia a menudo eran de color blanco, pero también los había crema, amarillo, rojo, gris o casi negros. Con frecuencia los cachorros de color tenían una máscara en la cara. Algunos propietarios preferían sólo los perros pigmentados.

No le daban importancia al color, sino exclusivamente al trabajo que debían realizar estos perros. Según parece, los dueños no los trataban con cuidado, y debido a las duras condiciones de vida en la región, tampoco es de extrañar.

Los cachorros al poco tiempo, ya eran enfrentados con nutrias o tejones y si el cachorro sobrevivía era considerado apto para su trabajo. En caso contrario, no pasaba nada, pero tampoco habría sido bueno en su trabajo.

Por todo esto, queda claro  que sólo sobrevivían los ejemplares más fuertes y valientes y con un elevado instinto para la caza, después de la intensa selección. Y la práctica solía dar la razón a la teoría, ya que para sobrevivir existían condiciones igual de duras que en las pruebas.

Si uno de estos perros quedaba herido, su dueño a menudo lo cosía con aguja e hilo, sin anestesia. De esta manera se originó a lo largo de los siglos un perro extremadamente valiente, resistente, inteligente y hábil. La unión tan estrecha que tenían en esas tierras el destino del perro y el hombre, hizo que la raza se desarrollase muy apegada al dueño y de carácter alegre.

west highland white terrier

Fotografía cortesía de: Swedeitis
https://www.flickr.com/photos/swedeitis/

El terrier blanco de las Tierras Altas de Escocia tenía una reputación que traspasaba el oeste de Escocia. Además de esto estaba considerado como un perro muy valioso para sus propietarios. Cuando Jacobo I (Jaime I de Inglaterra, también llamado Jacobo el IV de Escocia) quiso enviarle un regalo a su colega en Francia, escogió seis ejemplares blancos del ducado de Argyllshire.

El hecho de que fueran valiosos queda destacado en que fueron enviados por separado para evitar que pudieran ahogarse todos juntos en el caso de que el barco naufragase.

La historia del Westie se ha desarrollado a grandes rasgos dentro del condado de Argyllshire y en el suroeste de las montañas Grampian. El coronel E.D. Malcolm de Poltalloch jugó un papel mas o menos determinante para el origen de la raza.

Cuando fue de caza con uno de sus terriers favoritos, vio este marrón pequeño de pelo duro y lo confundió con un conejo y lo mató de un tiro. A partir de aquel día decidió salir de caza sólo con perros blancos. Los terriers que criaba posteriormente con los que también acudía a las exhibiciones fueron llamados Terrier de Poltalloch. También el Duque de Argyll criaba terriers blancos.

Puesto que este suceso ocurrió en la hacienda familiar de Roseneath,  sus perros llevaban el nombre de Roseneath terriers. No se sabe con certeza si se trataba en este caso de Westies puros porque en las camadas de estos perros nacían a menudo ejemplares con el lomo muy largo que podían pasar perfectamente por ejemplares de Skye Terrier.

En aquel tiempo también se criaban terriers blancos del tipo Aberdeen, que pasaron a denominarse Scottish White Terrier. Existían también más nombres para el Westie, como por ejemplo, Little Skye Terrier.

En 1904, con ocasión de la exhibición en Edimburgo, se escogió definitivamente el nombre de West Highland White Terrier. El Westie no es de color blanco inmaculado, porque en la nieve tiene un aspecto bastante amarillento. Desde el punto de vista genético es un perro de color crema, en su variedad más clara que parece blanco.

En el año 1906 se fundó en Inglaterra el Club del West Highland White Terrier y se expandió la raza en medios cinológicos. En 1924 se prohibieron los cruces entre Westies y el Cairn Terrier, de lo cual se deduce que el Westie estaba estrechamente emparentado con el Cairn Terrier.

Cuando en 1928 se modificó el estándar de la raza, se estableció la altura hasta el hombro que tiene en la actualidad.

El pelaje del Westie es más largo que el del Cairn Terrier, pero está permitido que sea suave. Al Westie se corta el pelo en un modelo, mientras que el Cairn tiene un aspecto más natural con el pelo semilargo y áspero que no es tan manejable.

La persona mas asociada con el desarrollo de la raza moderna del Westie es Edward Donald Malcom, el 16er Laird de Poltalloch. Estos fueron conocidos como Poltalloch Terrier.

La primera generación de Poltalloch tenian el pelaje de color arena y ya habían desarrollado orejas de punta, lo que es un rasgo típico que prevaleció posteriormente en la raza moderna. Se desconoce si los Terriers de Poltalloch y Pittenweem fueron cruzados.

En 1903 Malcolm declaró que no quería ser conocido como el creador de la raza e insistió que fueran cambiados de nombre sus terriers blancos. El término “West Highland White Terrier” apareció por primera vez en el libro “Tejones  y la caza del Tejón”, escrito por LCR CAmeron, y publicado en 1908.

west highland white terrier

Fotografía cortesía de: Paulh192
https://www.flickr.com/photos/paulh192/

El primer club de la raza se fundó en 1904, Nial Campbell, el 10 Duque de Argyll fue el primer presidente de la asociación. Un segundo club le siguió, con la Condesa de Aberdeen como Presidenta. Edward Malcolm sucedió a la Condesa como el segundo Presidente del club.

El reconocimiento del Kennel Club le siguió en 1907 y la raza apareció en Crufts por primera vez ese mismo año. El Westie fue importado en EEUU en 1907-1908, cuando Robert Goelet importó la pareja Ch. Kiltie y Ch. Rumpus Glenmohr.

Inicialmente fue conocido a la vez que el Roseneath Terrier, y el Roseneath Terrier Club fue reconocido por el American Kennel Club en 1908. El club fue renombrado durante el año siguiente por el de West Highland White Terrier Club de America.

La raza pasó el periodo siguiente como si fuera “de moda” haciendose rápidamente muy popular en cuanto llegó a los Estados Unidos. El Canadian Kennel Club reconoció la raza en el año 1930; había aparecido un tipo estable con orejas de punta, pelo blanco y lomo corto.

En la mayoría de las exposiciones de conformación, la raza ha tenido el mismo éxito a ambos lados del Atlántico. El primer miembro de la raza que ganó el campeonato fue Ch. Morvan en el año 1905, propiedad de Colin Young.

El perro estaba registrado en aquel tiempo como Terrier Escocés, y ganó el título en el Scottish Kennel Club a la edad de siete meses. Como la raza no tenía todavía el reconocimiento independiente, el título del campeonato, no era retenido si el perro estaba preinscrito como un West Highland White Terrier.

El primer triunfo en una exhibición más grande llegó en el Westminster Kennel Club Dog Show en 1942 cuando el ejemplar Ch. Wolvey Pattern de Edgerstoune, propiedad de Constance Winant ganó el título de Best In Show. El mismo título fue conseguido por un ejemplar, propiedad de Barbara Worcester, Ch. Elfinbrook Simon en 1962.

Posteriormente, se tardaron catorce años antes de que la raza obtuviera su primer Best In Show titulo en Crufts, la exhibición más grande de Gran Bretaña. El ejemplar Ch. Dianthus Buttons, propiedad de Kath Newstead y Dorothy Taylos, consiguió este titulo para la raza en 1976.

El mas reciente triunfo de la raza en una exhibición importante fue de nuevo en Crufts, esta vez obtuvo en 1990 el Best in Show titulo que fue a parar a Ch. Olac Moon Pilot, propiedad de Derek Tattersall.

La popularidad de la raza a principios del siglo veinte fue tan significativa, que los perros eran vendidos por cientos de guineas, cifras muy elevadas para la época. Según datos del año 2010, el Westie fue la tercera raza más popular en Reino Unido con 5361 cachorros inscritos en el Kennel Club. Sin embargo, esto representa una disminución en número con respecto al año 2001, cuando alcanzó el puesto de la raza más popular de terriers con 11.019 inscripciones de cachorros.

La posición de la raza en los Estados Unidos es mas estable donde está en el tercer lugar del ranking de razas desde alrededor de 1960. Fue ranqueada la 30 mas popular en 2001, basada en los registros del american kennel club, que ha variado alrededor de 30 en la decada desde con el ranking 34 en 2010.

El West Highland White Terrier en la actualidad está muy extendido en todo el territorio de Gran Bretaña. Y desde los años ’60 la raza tiene muchos más aficionados en Europa. Para quienes no conocen este perro alegre y enérgico, es muy sencillo de describir: es el perro blanco de las etiquetas del whisky Black and White. El otro perro es el Terrier Escocés.

 

Fuente: Bull Terrier Woefkesranch   

 

Bibliografía en inglés

Martin Weil: West Highland White Terriers.  Google.Books
Dan Rice: West Highland White Terriers: A complete Pet Owners Manual. Google.Books

 

Bibliografía en español

Penelope Ruggles-Smythe: West Highland White Terrier. Editorial Hispano Europea. Google.Books
Martin S. Wallace: Manual práctico del West Highland White Terrier. Google.Books

Características físicas y estándar FCI del West Highland White Terrier

west highland white terrier

Fotografía cortesía de: Claire Zimmermann
https://www.flickr.com/photos/photografics-by-claire/

  • Tamaño y peso: Alzada de 35,5 cm. No hay límite de peso, aunque el ejemplar debe ser armónico en todo momento.
  • Pelaje y color: Pelo corto, liso y lustroso, duro al tacto.  Color blanco puro con marca en la cabeza (monóculo), listado o rojo, pajizo o tricolor.
  • Aspecto: Todo un paquete de músculos. Es un perro de constitución vigorosa, musculoso, bien proporcionado y activo y con una expresión vivaz, decidida e inteligente. Una característica singular es que su cabeza carece de depresión fronto‑nasal (stop)  y tiene la forma de un huevo. Sin tener en cuenta la talla, los machos deben ser muy masculinos y las hembras femeninas.
  • Esperanza de vida: Longevo, puede llegar a cumplir 14 años o más.
  • Club Español de Terriers
  • CLASIFICACIÓN FCI : Grupo 3: Terriers  Sección 3:  Terriers de tipo Bull.  Con prueba de trabajo opcional.
  • El estándar oficial del West Highland White Terrier se puede descargar directamente de la Federación Cinológica Internacional en español y en formato Word (doc) aquí.
  • Clasificación según el ranking de inteligencia funcional y obediencia del  Dr. Stanley Coren: El West Highland White Terrier está posicionado en el puesto 66.
  • Nivel mínimo de inteligencia funcional.
    Necesitan de 40 a 80 repeticiones para obtener un rendimiento aceptable (A veces, hasta unas 25 repeticiones no muestran signos de comprensión).
    Necesitan muchas repeticiones para mantener un nivel aceptable.
    Responderán a la primera orden un 30 % de las veces.
    Trabajan mejor si el dueño está cerca de ellos.
    Estos perros parecen distraídos la mayor parte del tiempo y solo responden cuando les apetece.
    Si la distancia entre el perro y el dueño es grande no habrá respuesta.
    No son razas convenientes para dueños primerizos.
    Un entrenador con mucha experiencia, tiempo, firmeza y cariño puede lograr un buen rendimiento de ellos.

 

  • Ranking de perros registrados en el año 2012 en el  American Kennel Club (E.E.U.U.): El  West Highland White Terrier se encontraba en el puesto número 36 sobre un total 175 de razas inscritas en ese año.

 

 

Criadores de West Highland White Terrier en España

 

Criadores de West Highland White Terrier en el resto del mundo

 

 

Los cuidados del West Highland White Terrier

Los Westies mudan el pelo dos veces al año. En ese periodo y para eliminar el pelo suelto, se puede cepillar con un guante de goma especial o con un buen cepillo de cerda natural. La frecuencia de baño también dependerá del lugar donde resida el perro. Al ser un perro de pelo corto, no se suele ensuciar demasiado, por lo que limitaremos el baño a una vez al mes. Antes del baño, hay que cepillar al perro, para retirar el pelo muerto. A continuación se le moja y aplica una o dós veces el champú, aclarando bien para eliminar restos de champú. En primavera, conviene bañarlo con champú especial antiparasitario porque es en esa época cuando puede coger parásitos externos en el exterior.

west highland white terrier

Fotografía cortesía de: Paulh192
https://www.flickr.com/photos/paulh192/

Hay que saber que a los cachorros no se les puede bañar hasta que no hayan transcurrido 10 días después de haberle puesto la vacuna de los 3 meses, aunque si está muy sucio se le puede limpiar con un guante de tela humedecido con agua y jabón o con toallitas húmedas para perros o bebés de venta en cualquier establecimiento.

Cada vez que lo bañe, hay que controlar las orejas para ver si tiene ácaros o infecciones. Controlar la longitud de las uñas y cortarlas cada 3 ó 4 semanas, en función del tipo de suelo que pise el perro en la vivienda. Si el perro vive en una vivienda con suelo de parquet, es recomendable revisarlas con mayor frecuencia, ya que al tratarse de un suelo blando, no se le desastarán apenas con el roce.

Las uñas han de recortarse con cuidado, ya que tienen vasos sanguíneos y sólo su extremo es materia inerte. En las uñas de tonalidad clara es posible distinguir la parte viva porque se puede ver hasta donde llega el nervio y hay que cortar un poquito mas lejos del extremo del nervio para evitar que sangre de manera escandalosa. Si las tiene de color oscuro, es mejor que se las corte el peluquero canino o el veterinario.

La dieta del West Highland White Terrier

west highland white terrier

Fotografía cortesía de: Claire Zimmermann
https://www.flickr.com/photos/photografics-by-claire/

La manera más sencilla de alimentar al Westie es con un pienso de buena calidad. Una alimentación deficiente afectaría al desarrollo del perro, así como a su pelaje.

El West Highland White Terrier también es un perro glotón, que no conoce límites a la hora de alimentarse, por lo que hay que tener cuidado para que no coja sobrepeso.

La etapa de cachorro: En esta etapa se debe dejar mamar de la madre al menos hasta la sexta semana de vida, y a partir de esta edad se pueden ir introduciendo gradualmente un buen pienso de calidad, especial para cachorros, o bien comida casera especialmente elaborada para perros, según las preferencias.

Si en la etapa de cachorro, el veterinario nos indica que le falta calcio, se le podrá suministrar un yogur blanco mezclado con la comida o bien un quesito al día. Una zanahoria como postre, sirve para limpiarles los dientes, y es un alimento estupendo para el pelo.

En la etapa de adulto: A partir de los 18 meses, el Bull Terrier Inglés ya puede considerarse adulto, por lo que se irá introduciendo poco a poco alimento para adultos, ajustado a las necesidades del perro, en función del tipo de vida que lleve.

Si no hace mucho ejercicio y lleva una vida sedentaria, deberá ingerir menos calorías, por lo que se puede consultar al veterinario acerca de la dieta del perro. La frecuencia de las comidas, se debe reducir a una ó dos diarias, por la mañana y por la noche.

En la etapa de madurez: A partir de los 8 ó 9 años, y a medida que el Bull Terrier Inglés envejece, su metabolismo se hace más lento, lo que significa que no quemará grasas tan rápidamente como antes, por lo que hay que reducirle la cantidad de calorías diarias, consultando para ello al veterinario. La obesidad en un perro viejo es un grave problema de salud.

Hoy en día existen dietas hipocalóricas de pienso seco en el mercado. Consulte al veterinario sobre la conveniencia de alimentarlo con este tipo de dieta, cuando se haga mayor. El perro deberá tener siempre agua limpia a su alcance, y en verano conviene cambiar el agua un par de veces al día, para que esté fresca y limpia.

 

Psicología y personalidad del West Highland White Terrier

west highland white terrier

Fotografía cortesía de: Swedeitis
https://www.flickr.com/photos/swedeitis/

Valiente, lleno de espíritu con una actitud cariñosa y divertida. De temperamento equilibrado y obediente. Aunque testarudo, es particularmente amigable. Puede ser celoso. Es absolutamente inconsciente de los peligros que puede correr con el tráfico en la ciudad, por lo que conviene llevarlo bien controlado.

Los hermanos de camada del mismo sexo casi nunca se llevan bien entre ellos. Si se le educa con intención de hacerle agresivo puede resultar muy peligroso. Posee una gran fuerza de voluntad que raya en la testarudez, pero es fácil de conducir si se tiene mano izquierda con él y acaba por someterse a su dueño.

No es pendenciero, pero es un invencible luchador si otro perro le ataca. Insensible al dolor. Tiene capacidad perfectamente para diferenciar al perro grande del pequeño y al débil del fuerte. Igual da largos paseos que se pasa horas holgazaneando por la casa. Es un perro protector y guardián seguro. No es demasiado ruidoso. Juega con los niños durante toda su vida. Es un auténtico miembro de la familia. El cariño que siente por su gente llega casi a ser adoración.

 

Salud y enfermedades del West Highland White Terrier

Las enfermedades congénitas más importantes en la raza West Highland White Terrier

Según la base de datos de enfermedades de transmisión genética de la Universidad de la Isla del Príncipe Eduardo, este es el listado de las enfermedades más frecuentes del West Highland White Terrier, para las cuales se están haciendo esfuerzos para erradicarlos en la medida de lo posible. Estas enfermedades pueden afectar seriamente la salud del animal y requerir intervención veterinaria o quirúrgica.

Las enfermedades congénitas del West Highland White Terrier han sido investigadas y clasificadas por la  Universidad de la Isla del Príncipe Eduardo:

 

Enfermedades hereditarias  del West Highland White Terrier

 

Adecuado para…

west highland white terrier

Fotografía cortesía de: Swedeitis
https://www.flickr.com/photos/swedeitis/

El West Highland White Terrier es adecuado para gente que sepa tratar con perros y tenga cierta experiencia, una familia con espacio más o menos grande y en la cual haya al menos una persona que tenga tiempo para dedicarle.

Comments are closed.