to top

Adoptar un segundo (o tercer) perro

perrita.noticiasdeperros.com

Fotografía cortesía de: Maite Rodriguez Photography





Antes de salir a adoptar un nuevo perro o cachorro cuando ya tenemos una o más mascotas en casa, conviene analizar los posibles problemas que pueden surgir.

Una advertencia: aunque no sucede a menudo, hay que mentalizarse de que la nueva mascota puede que no se adapte a su nuevo hogar y que existe la posibilidad de tener que devolver el animal si las cosas no salen bien.

Salud

Esta es una necesidad absoluta: lo primero que hay que hacer es llevar el perro que vamos a adoptar al veterinario, antes de llevarlo a casa. Si el veterinario sospecha que tiene alguna enfermedad, habrá que dejar al perro con el veterinario para que le suministre un tratamiento antes de llevarlo a casa para evitar que pueda ser molestado por los perros que ya tenemos y evitar posibles contagios. Si el animal tuviese una enfermedad contagiosa podría afectar a las mascotas que tenemos en casa.

Si el veterinario indica que existe algún un problema, habrá que seguir sus instrucciones a rajatabla y desinfectarse antes de entrar en contacto de nuevo con nuestras mascotas.

 

 

Vacunas

Las vacunas son esenciales para el recién llegado. Habrá que conseguir que se ponga al día de todas las vacunas.

Jerarquía canina

Cuando traemos una nueva mascota a una vivienda donde ya hay uno o más perros, podemos esperar que se produzcan algunas peleas. La jerarquía de los perros que ya teníamos, se va a alterar con la llegada del nuevo perro. A menudo es imposible saber si el nuevo miembro será un alfa o no.




En la medida de lo posible hay que dejar que los perros resuelvan este problema solos, a menos que se produzcan agresiones. En ese caso habría que acudir a los servicios de un entrenador profesional o, si es posible, mantener los perros de pelea separados aislando algunas zonas de la vivienda.

Consejo:

No trates nunca de separar los perros que se están peleando. Es mejor mojarlos con grandes cantidades de agua fría. El frío y la humedad servirá para asustarlos, y calmar la situación.

Rutinas de alimentación

Si sólo has tenido un perro en casa antes, una cuestión que puede ser un gran problema es la adición de un nuevo socio de la hora de comer. Cuando se tienen dos o más animales que tratan de comer en una misma habitación – especialmente dentro de un área restringida – ¡ten mucho cuidado!

Y asegúrate de estar muy cerca para intervenir en caso necesario. Incluso los perros que suelen ser siempre dóciles y amigables pueden mostrar agresividad a la hora de la comida.

¡Sigue prestándole mucha atención a tu primer perro!

Cuando llevas una nueva mascota a casa, es fácil ignorar un poco a los perros existentes, sobre todo al principio. Los perros son muy sensibles a nuestras emociones y acciones, mucho más que nosotros, y se dan cuenta enseguida que ya no son el centro de atención.

Se van a enviar señales erróneas a los animales que ya teníamos en casa, si cambia la cantidad de tiempo y la atención que les dedicamos. Habrá que mantener a todas nuestras mascotas felices y dedicarles un tiempo de calidad a cada uno.

Con un poco de paciencia y esfuerzo por tu parte, no deberá tomar mucho tiempo acoplar al nuevo amigo al hogar, y todos los miembros de la familia podrán conseguir volver a la rutina anterior.



Si has decidido adoptar un perro de un centro de adopción o refugio canino, los profesionales que conocen el perro pueden ser de gran ayuda para informar sobre la personalidad y necesidades del segundo can que se quiere adoptar, y sabrán valorar cual es el que mejor se podrá adaptar a un hogar donde ya hay otra mascota.

Esperemos que todo salga bien, y que no haya que devolver al perro al lugar de donde salió, aunque no deberemos descartar de antemano esa posibilidad, si todo falla.

Consejos:

  • 1.- Antes de adoptar un segundo o tercer perro, uno debe preguntarse cual es el motivo por el que se desea tener otra mascota.
  • 2.-  Hay que tener en cuenta que el nuevo perro tenga espacio suficiente y que disponemos de suficiente espacio para él.
  • 3.- Si el motivo principal para adoptar un perro nuevo, es el de entretener al que ya tenemos, no es buena idea porque nunca podemos saber de antemano si se van a llevar bien.
  • 4.- La adopción de un segundo perro implica siempre duplicar el esfuerzo y las atenciones, y las rutinas de comida e higiene serán también dobles.
  • 5.- Si el perro que tenemos ya es mayor y llevamos a casa un cachorro, no le hará gracia que éste lo moleste y todos sabemos que los cachorros sólo quieren jugar y dormir, por lo que tendremos que vigilarlos constantemente, sobre todo al principio de la llegada del nuevo perro hasta que ambos se adapten a la nueva situación.
  • 6.- Si los perros son de raza, habrá que seleccionar cuidadosamente el nuevo perro, ya que hay razas más dominantes que otras. Mezclar un perro pequeño con mucho genio, con otro grande aunque sea muy bondadoso, siempre es peligroso porque en cualquier momento el grande puede enfadarse si el pequeño se mete con él.
  • 7.- Elegir un segundo perro de la misma edad que el que tenemos, a menudo es una opción acertada, ya que ambos tiene la misma madurez mental y física y la misma energía.



Maite Rodríguez

Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.

})(jQuery)