to top

Estudio revela que el 85% de los perros sufren de ansiedad por separación

pit bull terrier
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

 

Fotografía cortesía de: Kris Bumsted    www.kristinaphotography.com

 

Un estudio científico estima que el 85% de los perros sufren ansiedad por separación

 

Los perros a menudo pasan muchas horas solos en casa, mientras nosotros tenemos que salir a trabajar. En el video de la BBC, un equipo de científicos ha estudiado por primera vez lo que ocurre durante la ausencia de los propietarios, grabando vídeos de las actividades que mantienen ocupados a nuestros amigos peludos durante los largos ratos en los que no estamos con ellos.

Los científicos especializados en conducta canina, quieren paliar los efectos de la soledad en la conducta del perro para evitar frustraciones tanto por parte del propietario, como por parte del animal.

Mediante un hábil sistema de cámaras ocultas en varios lugares de la vivienda, el etólogo canino grabó las imágenes de un rottweiler rescatado de un albergue canino que presentaba problemas de conducta, debido a la ausencia de sus propietarios. Durante dos semanas, el perro fue filmado por las cámaras para averiguar lo que hacía cuando se encontraba solo en casa.

Algunas veces lo dejaban encerrado en la cocina, y otras veces lo dejaban en el pasillo. Y Bruno, el rottweiler, siempre seguía la misma rutina cuando su propietaria salía de casa: aullaba un poco y después andaba de la puerta a la cocina y al salón sin parar, y no comía nada hasta que regresaba su dueña. Al cabo de un rato, también rascaba la puerta de la entrada y la mordía para tratar de salir al exterior de la vivienda.

Según los especialistas en conducta animal, para solucionar este problema hay que hacer dos cosas: primero, conseguir que el perro no sea dependiente del propietario. Lo segundo, que deje de darle tanta importancia al hecho de quedarse solo mediante técnicas de distracción alternativas, como el kong, ese juguete que se puede rellenar de sus chucherías favoritas.
 

Estudiando la conducta canina durante nuestra ausencia

 
Actualmente, los científicos están trabajando para averiguar que es lo que le pasa por la mente a nuestros perros cuando se quedan solos en casa.
El Profesor Daniel Mills, es experto en Medicina Veterinaria del Comportamiento Animal en la Universidad de Lincoln.

Según este etólogo canino, hay tres motivos principales por los que los perros sufren debido a nuestra ausencia:  aunque la intensidad de las emociones que sienten los perros durante nuestra ausencia puede variar según el perro, la mayoría sienten pánico, lo que a menudo está asociado con una excesiva dependencia de su propietario, lo segundo es miedo y el tercer factor es la frustración.

El aullido después de ser abandonado, es una muestra de pena por haberse quedado solo, como cuando un niño llora porque lo separan de su madre. Y esta gran frustración se refleja en el cerebro canino: La temperatura de las orejas del perro, es una muestra de la actividad cerebral en estos animales.

Las actividades desagradables y emociones negativas están asociadas con el hemisferio derecho, y este video muestra mediante la grabación con una cámara de infrarrojos que en efecto, en el caso de Bruno, el rottweiler, el lado derecho de su cabeza está más caliente que el izquierdo.

En el video se puede ver claramente como Bruno, cuando escucha la llegada de su propietaria, muestra menos calor en las orejas (en color blanco) debido a que sus emociones van cambiando a medida que los pasos de ella se acercan a la puerta. Cuando la dueña finalmente abre la puerta, Bruno ya tiene casi toda la cabeza de color blanco debido a que ahora prevalecen sus emociones positivas por la alegría del reencuentro.

Gracias a esta tecnología, y a la grabación con cámaras de infrarrojos, se ha podido averiguar que el perro sufre una mezcla tóxica de pánico, miedo y frustración cada vez que su propietaria se marcha de casa.

Para paliar en la medida de lo posible estas emociones negativas que sufre Bruno, se le facilita un juguete para que aprenda a relajarse: un kong relleno de chucherías.

El tratamiento consiste en darle al perro un nuevo cojín donde echarse, que no haya visto anteriormente, y ponerle el kong relleno de chucherías para que se relaje y juegue tranquilamente.

La idea es que las propietarias dejen de prestarle atención mientras él está jugando con su kong y permanecer sentada a su lado, sin acariciarle ni hablarle. El siguiente paso sería dejarlo solo con su juguete y su cojín nuevo, para que se vaya habituando a entretenerse sin tener nadie a su lado.

Bruno sólo es uno de los ocho millones de perros que hay en el Reino Unido, pero no es el único que sufre de ansiedad por separación. No se sabe cuantos perros están afectados por este problema.
Para averiguar cuantos perros sufrían posiblemente del mismo problema, se realizó un estudio en una de las ciudades inglesas con más perros censados, en Bristol.

Se reclutaron 40 perros de propietarios residentes en Bristol, de diferentes edades y razas. Los científicos los filmaron cuando se quedaban solos en casa y analizaron los vídeos. La Doctora Rachel Casey, de la Universidad de Bristol, se encargó de realizar y llevar a cabo el estudio del comportamiento de estos perros.

Para ello, tomó muestras de cortisol, la hormona que regula en los seres humanos y en los perros los niveles de estrés, la presión arterial, y los niveles de energía. El propósito de este estudio, que es pionero, es recabar datos mediante el análisis de las muestras y los videos realizados en las viviendas de los 40 perros, y los resultados del estudio han sido muy interesantes.

Entre los perros analizados había muchos que al ausentarse sus propietarios, no mostraban signos de estrés: se limitaban a echarse en el sofá, o a dormir tranquilamente hasta el regreso de sus propietarios.

Pero otros muchos perros, mostraban signos evidentes de estrés, lamerse con frecuencia los labios, aullar, mirar por la ventana para ver cuando regresaba el propietario.

De los 40 perros estudiados, 15 mostraban síntomas de estrés por separación pero los videos solo han sido una parte del estudio. El análisis de los niveles de cortisol, ha ayudado también a comprender el alcance del problema.

Hay que destacar que uno de los factores principales del estrés por ansiedad se deben a una excesiva dependencia del perro hacia sus propietarios.

La mayoría de propietarios de perros, en alguna ocasión hemos pensado: si los perros pudieran hablar…. pero de hecho, lo hacen. Se comunican con su manera particular de aullar o ladrar y cada entonación tiene un significado diferente.

Según el Profesor Adam Miklosi, de la Universidad de Eötvös, en Hungría, que dirige el Proyecto del Perro de Familia, los perros se comunican y utilizan sus habilidades vocales para expresarse.

En el video, el Profesor Adam analiza el sonido del pastor alemán y dice que éste emite aullidos y ladridos al mismo tiempo. Según el Profesor Adam,  el ladrido expresa miedo y el aullido sirve para llamar a la “manada” y reunirla de nuevo a su lado.

Cuanto más tiempo pasa entre la emisión de aullidos, es decir, cuanto más tiempo duran los silencios entre ladridos/aullidos, más triste está el perro. En la música ocurre lo mismo: si deseas componer música triste, haces los intervalos más largos.

Los perros que ladran y aúllan muy seguido, según este científico, no están tan tristes como los que se quedan en silencio entre aullido y aullido.

Oscar, el segundo perro analizado por el Profesor Adam, en cambio, emite un largo y agudo aullido. En situaciones normales, el aullido sirve para reunir la manada.

Pero el aullido de Oscar, es una excepción en este caso. Los tonos altos que utiliza Oscar para emitir sus aullidos, con frecuencias elevadas, hacen sentir inmediatamente que está triste, y es otro modo de expresar su estrés ante la soledad.

El caso de Oscar es tan severo que sus propietarios temen que acabe por afectar su salud. Han descubierto recientemente que tiene diabetes y han pedido ayuda a una experta en conducta canina, la Doctora Emily Blackwell.

Según la Doctora Blackwell, los perros aprenden a reconocer los signos de que vamos a salir de casa, la rutina que seguimos: ponernos el abrigo, decirle que se porte bien, mirarnos al espejo y todos esos pequeños detalles que para él son los indicios de que vamos a dejarlo solo.

Y muchos perros, comienzan a sufrir ansiedad al ver como nos preparamos para dejarlos solos, mucho antes de que hayamos salido de casa.

Para evitar que el perro sufra ansiedad por separación, hay que evitar que asocie nuestra conducta antes de salir de casa.

Nuestros amigos peludos conocen nuestro comportamiento y movimientos que realizamos antes de salir de la vivienda (coger las llaves, el abrigo, etc.) y saben que nos vamos a marchar sin ellos porque no les llamamos, ni buscamos la correa y el collar.

El perro ha desarrollado a lo largo de los 50.000 años que llevan con nosotros, una capacidad extraordinaria de observación, en la que superan con creces a otros animales considerados incluso más inteligentes que ellos.

Los científicos han desarrollado un sistema para analizar el movimiento de los ojos caninos para investigar hasta que punto nos están estudiando nuestros amigos peludos.

Y cómo observan hasta el mínimo movimiento de nuestro cuerpo, e incluso pueden ver como se dilata y contrae nuestra pupila. Los perros son los únicos animales que pueden leer nuestras emociones y predecir cual va a ser nuestro siguiente paso o comportamiento.

Los resultados del estudio realizado con cortisol, indican que los perros que muestran un comportamiento de ansiedad por separación, sin actividad, tenían los mismos niveles de estrés que aquellos perros que mostraban evidentes signos de ansiedad, activamente.

De manera que aunque muchos perros se queden tranquilos sin mostrar signos aparentes de estrés, no necesariamente están exentos del sufrimiento que les causa el abandono de sus propietarios.

 

[su_quote]Lo preocupante del estudio realizado en los 40 perros, es que la gran mayoría, con la excepción de 5 perros, mostraba síntomas visibles de estrés por separación, y en muchos casos, los propietarios no tenían conocimiento de ello. El 85% aproximadamente de los perros, sufren de ansiedad por separación, aunque muchos de ellos no muestren signos evidentes de ello.[/su_quote]

 

Este es un estudio piloto, si extrapolamos los resultados a toda la población canina del Reino Unido, llegaríamos a la conclusión de que 7 millones de perros en este país, sufren la dolorosa y emotiva separación por ansiedad, y en la gran mayoría de los casos, lo desconcertante, es que los propietarios no lo saben.

Pero el problema se puede curar en muchas ocasiones, desviando la atención del perro hacia sus actividades favoritas, que mediante un entrenamiento sencillo se les puede enseñar.
 

Identificar el estrés y ponerle remedio

 
¿Pero puede la tecnología ayudarnos a tranquilizar a nuestro perro durante nuestra ausencia? En Estados Unidos ya hay un canal de televisión especial para perros. Y enseñar a nuestros perros a encender la televisión, no es muy difícil.

Un nuevo gadget que está siendo probado en la actualidad, puede ayudar al perro a comunicarse con nosotros en el momento que lo desee, y viceversa, también podemos llamar nosotros a nuestro amigo cuando no estamos en casa. Tiene un sensor de movimiento que se activa cuando el perro se acerca, e inmediatamente recibimos una llamada en nuestro movil. Al descolgar la llamada, entramos directamente en una videollamada y podemos ver a nuestro perro.

El gadget se puede activar para que tire chucherías al suelo. Pero aunque la tecnología avance y nos ayude a paliar el problema, nunca podrá sustituir la proximidad física. Algunas personas cuando se enteran que sus perros tienen este problema, cambian radicalmente sus vidas y no vuelven a dejar solo nunca mas a su perro.

Muchos perros acaban siendo abandonados porque sus propietarios no han sido capaces de identificar el problema y solventarlo de manera adecuada por falta de información. Pero no tiene por qué seguir ocurriendo: el problema se puede tratar con éxito, paciencia y un sencillo entrenamiento.

También hay formas de prevenirlo. En los manuales típicos que compramos cuando adquirimos un perro de raza, se suelen describir sus proporciones ideales y se dan algunos sencillos consejos para cuidarlos, pero lo principal se suele omitir: los perros son seres extremadamente sociales y afectivos y necesitan ser educados para poder ser capaces de quedarse solos en casa, sin que ello les suponga ningún estrés, de lo contrario, los estamos condenando a llevar una vida miserable y triste, llena de miedo, pánico y frustración y muchas veces por ignorar el problema.

Este problema se puede prevenir, debemos aprender a prevenirlo ya desde su infancia, es decir, desde que son cachorros, enseñándoles a quedarse solos en casa. Esto es tan importante como educarlos para que hagan sus necesidades en los lugares que queremos. A partir de la séptima semana de vida, un cachorro ya puede comenzar a ser educado para quedarse solo y ser independiente.

Esto es especialmente importante en la educación de los perros-guía para ciegos, que pasan una selección y entrenamiento intenso hasta convertirse en acompañantes de personas con problemas de visión.

Para elegir una hembra para la reproducción de perros-guía, esta debe pasar por una prueba para determinar si sufre de separación por ansiedad, si los resultados muestran que sufre estrés cuando se queda sola, será inmediatamente descartada para tener cachorros, ya que se considera que el problema también es hereditario.

En el video, que está en inglés,  pertenece a un capítulo de La Vida Secreta de los Perros, de la BBC que muestra los estudios realizados por el equipo científico.

 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)