Noticias, razas caninas, psicología, enfermedades y cuidados
Domingo, 25 Junio, 2017
HomeAstrología canina

Astrología canina

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

¿Qué es la Astrología?

Empecemos por el antiguo aforismo inscrito en el pronaos del Templo de Apolo en Delfosque en griego clásico es γνῶθι σεαυτόν, y transliterado como gnóthi seautón, fue una frase clásica en el antiguo pensamiento griego. En latín, el aforismo se presenta como temet nosce o bien Gnosce te ipsum.

Este antiguo aforismo hace referencia a la moderación y el autoconocimiento personal para conocer nuestras virtudes y defectos y aprender a perfeccionarnos durante el transcurso de nuestras vidas.

Muchos pensadores han reflexionado sobre ello con variados matices, siguiendo el ejemplo de Sócrates y Platón.

Según los historiadores, la sabiduría de Occidente comienza en su vertiente filosófica con este pensamiento. El origen del adagio se remonta a escritos antiguos de Heráclito, Esquilo, Tales de Mileto, Herodoto y Píndaro, y surge como una invitación a conocerse a sí mismo.

Pues bien, si el primer paso es tratar de conocerse uno mismo, el siguiente paso lógico sería el de tratar de conocer el mundo que nos rodea. Esto se puede hacer a través de la ciencia, pero también se hace desde miles de años, desde la perspectiva de la Astrología, que a fin de cuentas ha sido tratada como ciencia por muchos y afamados científicos, hasta que la “ciencia oficial” la desbancó persiguiendo sus propios intereses.

Pocos personas saben que el genial científico Isaac Newton practicaba la astrología, pero lo cierto es que grandes sabios y científicos brillantes de la historia la han estudiado, analizado y practicado desde hace siglos: desde los sabios griegos, hasta los grandes pintores y genios de la Edad Media, como Leonardo Da Vinci, por citar un ejemplo notable.

El conocimiento del movimientos de los astros y su repercusión en la vida de la tierra está recogido en innumerables textos antiguos, empezando por los escritos de los Sumerios, y muchos libros antiguos y Biblias, que se encuentran a buen recaudo en la Biblioteca del Vaticano, lejos de las miradas del público.

Pero no hace falta viajar al Vaticano para visitar la inmensa biblioteca que posee, y verificar que todos los textos y biblias antiguas hace especial mención a la astrología. Cualquiera que visite el Museo de la Diocésis de Teruel, puede entrar y ver dentro de una urna de cristal, una biblia abierta en el Libro del Génesis que explica en latín, y con ilustraciones, el inicio del mundo. Si no sabes latín, no pasa nada, porque hay una ilustración de un arco iris de colores, y dentro del arco iris, se encuentran los 12 signos de zodíaco. Más claro… agua.

En los colegios los niños occidentales no estudian esta antigua enseñanza, pero en gran medida, en la sociedad occidental se les enseña a despreciarla. Esto no es así en las sociedades orientales, donde se sigue estudiando y practicando, como por ejemplo en la India y China, donde se le tiene un gran respeto.

Una vez que los niños occidentales salen del colegio y/o la universidad, han asimilado que la astrología es una “pseudociencia” a la que no hay que conceder ninguna credibilidad.

Es una manera de destruir las fuentes del conocimiento antiguas, y adoctrinar en el pensamiento “moderno” a millones de personas, que jamás tendrán acceso a esta antigua sabiduría.

Cuando el niño llega a adulto en las sociedades occidentales, ya ha “comprendido” que la astrología es un tema prácticamente tabú, y posteriormente, quienes llegan al mundo científico son demonizados si osan estudiar el efecto de los planetas sobre la vida en la tierra, y apartados o ignorados en el mundillo, o incluso despedidos.

Cabe destacar que en ningún colegio occidental se hace mención alguna sobre astrología. Tampoco se les enseña a los niños que la astrología sirvió durante milenios a todas las antiguas civilizaciones que habitaron la tierra, quienes estudiaban a diario los movimientos de los planetas para guiarse en las cosechas y en los ciclos biológicos de la naturaleza. Y, quien sabe, si también la utilizaron para ayudarse en la construcción de las enormes pirámides.

¿A que se debe ese inusitado interés en ocultar la astrología? ¿Por que no se les enseña a los niños que toda la mitología griega y romana está basada en los conocimientos astrológicos que tenían estas antiguas civilizaciones?

¿Por que motivo no se les enseña a los niños que todos los días de la semana deben su nombre a los 7 planetas principales del sistema solar, que descubrieron en la antigüedad, gracias a la práctica de la astrología?

Así es como trata la religión, la sociedad occidental y la ciencia, el tema astrológico: ninguneándola. Pero no os vayáis a pensar que la “ciencia oficial” sólo está en contra de la astrología, no. La ciencia oficial destruye o ignora por completo todo aquello que no se ajuste a sus estándares reconocidos oficialmente, y si algún científico tiene una opinión diferente sobre cualquier asunto, se le aparta.

Por supuesto, los textos antiguos astrológicos nos llevan a pensar que en la antigüedad, la gente no era muy inteligente, eran todos “supersticiosos”, a pesar de que nadie sabe muy bien como siendo tan tontos, han podido realizar construcciones enormes, moviendo y trasladando bloques de canteras lejanas para hacer pirámides y colocar megalitos enormes de toneladas de peso (Stonehenge, las pirámides de Egipto, las pirámides de México, etc.) que se encuentran diseminadas por todo el planeta.

Por supuesto, hasta la fecha hay muchas teorías científicas de cómo se construyeron las pirámides, pero existe ninguna certeza al respecto. Ni el mas sesudo científico ha podido demostrar empíricamente la manera en la que se transportaron las piedras desde canteras lejanas, a kilómetros de distancia en la mayoría de los casos, hasta el lugar donde se erigieron las enormes construcciones de piedra.

A nadie se le debería escapar el hecho de que el “mundo científico” está habitado por científicos dogmáticos, que en su mayoría adoptan una actitud rígida, y no admiten que se discutan sus afirmaciones, opiniones o ideas. Lo que es un síntoma inequívoco de debilidad e inseguridad. Pues quizás en el fondo no están tan seguros de sus afirmaciones e ideas, como cabría suponer. Además, cuestionarse la utilidad de la astrología en la ciencia, les llevaría a perder millones de euros en financiación de sus proyectos. Ergo también existe interés económico en negarla.

Aunque después la física cuántica pretenda hacernos creer que un fotón puede estar en dos lugares al mismo tiempo, e incluso en varios lugares al mismo tiempo, hasta que se interactúa con él, momento en el cual sólo manifiesta una de las posiciones. Y esto, que aunque es cierto, es increíblemente extraño, debemos aceptarlo porque “se ha estudiado y comprobado científicamente”. Pero la astrología ni se estudia, ni se comprueba científicamente, sólo se difama científicamente.

La luna, nuestro precioso satélite natural, “obviamente” sólo influye en las mareas, es capaz de mover enormes masas de agua y de deformar el suelo de los continentes (las llamadas mareas de tierra) pero únicamente influye en la geografía y el agua, en nada más… o quizás su influencia no sólo se limita a esto, sino que influye en muchas mas cosas. Conviene considerar al respecto que el cuerpo humano posee un 75% de agua al nacer, y aproximadamente el 65% por cierto en la vida adulta.

Según la ciencia, el sol, que se encuentra bastante mas lejos de nuestro planeta, también influye en las mareas, aunque de manera más débil.

Si la luna influye en el comportamiento del agua y de los ríos, provocando crecidas y mareas, ¿debemos pensar que no actúa en nuestro organismo, que tiene un 75% del mismo elemento? ¿Y por que no? ¿Hay algo que lo impida, además de nuestros prejuicios e ideas preconcebidas? El agua es una molécula compuesta por dos átomos de Hidrógeno y uno de Oxígeno (H2O).

Por otra parte, la proporción de Hidrógeno en el cuerpo humano es del 5,0%, y el de Oxígeno es del 65,0%; el cuerpo humano está formado por los mismos elementos que las estrellas, y según el científico Carl Sagan: “somos polvo de estrellas”.

Parafraseando al ilustre escritor británico William Shakespeare diré: “Hay mas cosas en el cielo y la tierra, Horacio”…

La astrología y los animales

La astrología es una ciencia que se puede aplicar a cualquier ámbito, si se ha estudiado previamente. En mi opinión, afecta a todo este planeta y a su “contenido”, es decir: personas, animales y plantas.

Y los animales, y en particular, el perro, que es de lo que nos ocupamos en este blog y en esta sección, poseen consciencia, sensibilidad y han nacido en el mismo planeta que las personas, por lo que están sujetos a las mismas influencias, aunque por nuestra falta de educación y conocimiento, no sepamos hasta donde llegan las sutiles influencias de los astros en nuestros amigos peludos.

[template id=”12502″]
Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.