to top

Castración versus vasectomía y ligadura de trompas en los perros y en las perras

pomerania
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.


 

Foto cortesía de: Maite Rodríguez Photography

Esta mañana me he cruzado con una amiga y como suele ser mi costumbre, le he preguntado por su perro. Me ha respondido que está bien, aunque hace unos pocos días lo acaban de castrar en la clínica veterinaria a la que suele llevarlo habitualmente.

Al comentarme que lo había castrado, le he preguntado por que motivo no le ha hecho la vasectomía (su perro es macho), y me ha respondido que su veterinario no le ha informado previamente de que existía también una alternativa  menos agresiva y drástica: la vasectomía en el caso de los machos, y la ligadura de trompas en las hembras. Yo he tenido perros toda mi vida y siempre me ha gustado estar bien informada de los pros y contras de cualquier intervención quirúrgica o enfermedad que afecta a mis amigos peludos. Obviamente, he creado esta web para facilitar estas y otras informaciones que afectan a nuestros perros.

Por este motivo quiero aclarar en este artículo cuales son las opciones que existen en la actualidad para esterilizar a los perros, una vez que hemos tomado la decisión de llevar a nuestro amigo al veterinario para evitar que tenga descendencia.

Según expertos en etología veterinaria, que es la rama de la biología y psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales en el medio en el que se encuentran, la castración en general no es buena ni mala, sino que siempre va a depender de las circunstancias particulares en las que nos encontramos tanto los propietarios como los perros, y  el motivo por el cual queremos utilizar esta medida. 

Conviene resaltar que no se trata de una medida mágica, ni es la solución o panacea, si lo que deseamos es evitar comportamientos no deseados en nuestros amigos caninos.

Puesto que se trata de una cirugía preventiva debemos pedir a nuestro veterinario que nos asesore, y si lo que deseamos es esterilizar a nuestro perro para evitar o paliar comportamientos no deseados o problemas de conducta, deberemos pedir consejo también a un educador canino profesional para evaluar posibles alternativas y estudiar cada caso en particular.

Lo cierto es que hay opiniones para todos los gustos, pero lo que está claro es que si no analizamos previamente los pros y contras antes de tomar la decisión de castrar o esterilizar a nuestra mascota, podemos cometer un error que no sólo nos costará dinero sino que también puede repercutir negativamente en la salud del animal.

Con demasiada frecuencia la castración se utiliza como un último recurso para “solucionar” problemas de conducta debido a la falta de información y asesoramiento de un profesional especializado en comportamiento canino.

Para ayudar a cada persona a elegir la opción mas conveniente voy a analizar las ventajas y desventajas de cada método de esterilización.

Lo primero es el coste económico: nos vamos a dejar en la consulta del veterinario (si no hay complicaciones posteriores en la salud del animal) entre 100 y 200 euros en el caso de que decidamos esterilizar al animal. Esta cifra varía en función del tamaño del perro.

Y ahora vamos a averiguar cual es la diferencia entre castrar, y esterilizar mediante la vasectomía o ligadura de trompas:

La castración consiste en la técnica quirúrgica para extirpar los órganos sexuales: en el caso de los machos son los testículos y los ovarios y el útero en las hembras. Tras una operación de castración, tanto machos como hembras quedan completamente estériles, con lo que se impide la reproducción. Las hembras castradas no tienen el celo.

La esterilización mediante la técnica de la vasectomía y la ligadura de trompas es un concepto que la mayoría de las personas que no son profesionales veterinarios, desconoce que se puede aplicar también en los perros.  Estas técnicas de esterilización consisten en un procedimiento quirúrgico similar al que se aplica en humanos, mediante el cual se impide la reproducción realizando una vasectomía en los machos y una ligadura de trompas en las hembras. En ambos casos se dejan intactos los órganos sexuales y el animal mantiene su conducta sexual, ya que no hay modificación de los procesos hormonales y las hembras seguirán teniendo el celo cada seis meses aproximadamente con normalidad. El precio es similar al de la castración y el efecto es el mismo: no pueden tener descendencia.




La castración también tiene sus efectos negativos a medio y largo plazo: 

Los perros castrados tienen un riesgo mayor de padecer neoplasias prostáticas: entre 2,4 a 4,3 veces más que aquellos que no lo están. La neoplasia postática es una lesión que provoca cambios en las células de la glándula prostática y que puede ser el factor causante del cáncer de próstata.

Los animales castrados presentan un riesgo entre 2 a 4 veces mayor que los animales que no lo están de desarrollar tumores como carcinomas de células de transición de la vejiga. El riesgo de padecer osteosarcoma también se incrementa entre 1.3 a 2 veces en animales castrados.

La diabetes mellitus aumenta en un 8.7% en perros y gatos castrados.

Tanto los perros machos, como las hembras castradas tienen un riesgo mayor de desarrollar un deterioro cognitivo en comparación con aquellos que no lo están.

La castración a edades tempranas (antes de que el perro haya finalizado su fase de crecimiento por completo) puede estar relacionada con una mayor tendencia a sufrir fractura de huesos. Recordemos que la fase de crecimiento es muy variable, según la raza del animal o el tamaño, si se trata de un mestizo.

Igualmente, las hembras castradas antes del inicio de la pubertad pueden ser mas propensas a mantener una vulva juvenil, lo que implica que tienen mayor predisposición a sufrir vaginitis e infecciones urinarias.

Existe también una relación directa entre incontinencia urinaria por un funcionamiento irregular de la uretra en las hembras castradas (extirpación de ovarios y útero), con una incidencia aproximada de 4% en perras castradas, frente al 0,3% en perras no castradas. Estos porcentajes aumentan de forma considerable si la castración se ha realizado a edades tempranas.

Además, no siempre se evitan los embarazos psicológicos en las hembras si la operación no se ha llevado a cabo en el momento adecuado, es decir, en la fase correcta del ciclo del celo.




Espero que a partir de ahora estemos todos mas y mejor informados sobre las distintas opciones que existen en la actualidad para esterilizar a nuestras mascotas y los efectos que producen a medio y largo plazo. Si os quedan dudas al respecto, siempre es mejor aclararlas con vuestro veterinario. Pero si vuestro veterinario no sabe que existen mas técnicas para esterilizar perros que la castración, quizás ha llegado el momento de empezar a buscar otro que esté mejor informado.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)