to top

El golpe de calor en los perros

border-collie
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fotografía cortesía de: Emelie Westerberg

 

El golpe de calor en el perro

 

Con la llegada del verano, el golpe de calor en el perro es uno de los principales riesgos a los que se ven sometidas nuestras mascotas, ya que son mucho más sensibles a las temperaturas elevadas que los seres humanos.

Los perros no pueden regular su temperatura corporal mediante el sudor, debido a que no tienen glándulas sudoríparas repartidas por el cuerpo como las personas, por lo que solo pueden eliminar el exceso de calor a través del jadeo y del sudor que expulsan por las almohadillas de los pies y por las zonas aisladas con poco pelo, como puede ser el vientre.

¿Cuándo se produce el golpe de calor en el perro?

 

pastor malinois belga

Fotografía cortesía de: Katie McLellan https://www.flickr.com/photos/22020982@N05/

 

El golpe de calor suele darse principalmente durante las épocas estivales, y cuando hay un alto grado de humedad ambiental.

Estos dos factores aumentan el riesgo de que  los animales agoten sus reservas de azúcar y sales minerales, pudiendo provocar un colapso interno que puede acabar con nuestra mascota en apenas 15 minutos.

Además del aumento elevado de la temperatura ambiental, hay otros factores que también pueden propiciar el golpe de calor, como los espacios reducidos y/o mal ventilados como el coche, una habitación, un balcón, o llevarlos dentro de un transportin.

 

¿A quienes afecta el golpe de calor?

Los perros más propensos al golpe de calor son principalmente los cachorros y los perros muy mayores.

También tienen un factor de riesgo elevado los animales de capa negra, porque absorben más el calor que los de capa clara, y los que tienen varias capas de pelo como el Shih-Tzu, Husky, Pastor Inglés (Bobtail), o cualquier raza de mucho pelaje.

Los perros que hacen ejercicio en tiempo caluroso,  y los que tienen el morro chato como el Bulldog Inglés, Carlino, Shih-Tzu, Pequinés, etc. también son especialmente sensibles a estos colapsos.

 

Síntomas del golpe de calor

 

El perro que ha sufrido un golpe de calor muestra los siguientes síntomas:

Está apático y sin ganas de moverse.

Su respiración es rápida o costosa y las mucosas de las encías y de la conjuntiva están azuladas.

Temblores musculares e incluso vómitos.

Le aumenta el ritmo cardíaco.

Se tambalea.

 

A raíz de estos síntomas, y si el animal no es tratado a tiempo, esta dolencia se agravará y puede presentar los siguientes síntomas:

 

Pequeñas manchas de sangre en la piel.

Hemorragia gastrointestinal.

Insuficiencia hepática o renal.

Puede verse afectado por un edema cerebral.

Fallos orgánicos.

La temperatura media de los perros es de 39°C, pero cuando sufren un golpe de calor, ésta puede elevarse hasta 42°C o más.

 

Tratamiento del golpe de calor

El golpe de calor se tiene que tratar de inmediato, por lo que a la menor sospecha debemos llevarlo al veterinario. Si la situación es tan grave que no podemos trasladar al animal hasta la clínica, nuestro objetivo será el de bajar la temperatura corporal del animal, aunque no lo podemos hacer de cualquier manera.

 

Pasos a seguir ante un golpe de calor:

  • Para bajar la temperatura corporal del animal deberemos llevarlo a un sitio fresco y aplicarle frío en las zonas más importantes, como son la cabeza, el cuello, las ingles y las axilas.
  • De este modo, refrescaremos la sangre que circula hacia el cerebro, evitando un posible daño cerebral, y bajaremos la velocidad de la respiración.
  • Deberemos poner al animal bajo un chorro de agua (no muy fría) y humedecerle la boca sin obligarle a beber, puesto que puede tener dificultades para tragar o que se atragante.
  • Cuando veamos que la respiración se ha estabilizado, podremos sacarlo de debajo del agua tratando de mantener siempre el control de su temperatura.
  • Si queremos que el frío le cale rápido, podemos ayudarnos con ventilador o le podemos pasar cubitos de hielo por la nariz, las axilas y por los lados del cuello.
  • Además de todos estos cuidados, es fundamental que en cuanto nos sea posible, llevemos al perro al veterinario. Éste deberá hacerle un reconocimiento completo y administrarle la medicación adecuada para que termine de recuperarse.

 

Cosas que NO debemos hacer nunca ante un golpe de calor:

 
NO cubrir o envolver a nuestra mascota con toallas, porque de esta manera se mantendría el calor,  en vez de salir.

NO utilizar agua completamente helada, ya que podríamos dañarle el cerebro.

 

Como prevenir el golpe de calor:

Para evitar que nuestra mascota sufra un golpe de calor hay que actuar con sentido común. De todos modos, es importante tomar las siguientes precauciones:

  • Dar de beber al animal regularmente para evitar la deshidratación. El agua se debe renovar a menudo y se debe administrar en pocas cantidades.
  • No dejar al perro nunca encerrado dentro del coche.
  • Sacar a pasear al perro en los momentos de menos calor y evitar que haga mucho ejercicio.
  • No encerrar al perro en una habitación pequeña sin ventilación.
  • Si el perro vive en el jardín, deberá disponer de una sombra en la que cobijarse, durante todo el día.
  • En verano, es aconsejable darle de comer al perro por la noche porque después de una ingestión de alimentos, son más propensos a sufrir colapsos.
  • En caso de salir de viaje, es aconsejable llevar abundante agua y hielo. Si vemos que el animal se estresa, podemos colocar en el suelo del transportin toallas húmedas.

 

PERROS DENTRO DEL COCHE: PASAPORTE A LA MUERTE

 

Este es desgraciadamente un error que se comete con frecuencia. Dejar al perro dentro de un coche en verano, es condenarlo a muerte en cuestión de minutos. Ni siquiera es conveniente dejarlo dentro del coche, aunque el coche esté en la sombra.

 

Cómo sube la temperatura dentro del coche

 

Es de sentido común pensar que si dejamos al perro dentro de un coche aparcado al sol, puede ser peligroso al cabo de un breve lapso de tiempo.

Lo que la mayoría de las personas no sabe, es cómo de corto es ese tiempo. Dejarlo a la sombra, o con las ventanillas algo bajadas solamente sirve para alargar un poco la agonía. Cuando la temperatura exterior es de 30 grados, la temperatura interior del coche se eleva a 40 grados al cabo de 10 minutos en un coche estacionado.

Por este mismo motivo, además de no dejar ni un minuto a nuestra mascota dentro del coche, recomendamos NO TRANSPORTARLOS EN LAS BODEGAS DE UN BARCO NI EN LAS BODEGAS DE LOS AVIONES en verano.

Es incontable el número de perros y gatos que han fallecido durante el trayecto, y muchísimos, los que al llegar a su destino han debido ser ingresados de urgencia en clínicas veterinarias, con mejor o peor pronóstico. De hecho, ya hay muchas aerolíneas que no permiten el transporte de ciertas razas en las bodegas de sus aviones, especialmente aquellas que tienen problemas respiratorios debido a sus hocicos chatos como los pugs, shih-tzu, y razas similares.

Las bodegas NO llevan refrigeración, al calor insoportable ambiental se une el calor desprendido por los motores, más un ruido ensordecedor, lo que contribuye de manera notable al estrés del animal.

Además, cuando un perro es transportado en avión o en barco, no está permitido entrar al recinto, por lo que no sabremos si está vivo o muerto hasta que llegue al destino. NO lo lleves dentro de jaulas, ni lo dejes nunca ni un minuto dentro del coche. Es una ruleta rusa con cuatro balas en el cargador.

 




Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)