Noticias, razas caninas, psicología, enfermedades y cuidados
Domingo, 26 Marzo, 2017
 

El origen y significado de la palabra mascota

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fotografía cortesía de: Maite Rodríguez Photography



El Diccionario de la Real Academia define el vocablo mascota como:

1. f. Persona, animal o cosa que sirve de talismán, que trae buena suerte.

2. f. Animal de compañía. Tienda de mascotas.

Esta palabra, a su vez nos viene del francés mascotte.

El nombre genérico que se aplica a los animales de compañía en la actualidad, es el claro reflejo de una actitud humana favorable, puesto que la palabra “mascota” significa “animales que llevan la felicidad y buena suerte a los hogares en los que son acogidos”.

Esta creencia es muy antigua y se remonta a la etapa de la humanidad en la que los seres humanos eran animosas (del latín anima, alma) que es un concepto que engloba diversas creencias en las que tanto los objetos de uso cotidiano como cualquier elemento del mundo natural (montañas, ríos, el cielo, etc.) están dotados de alma, y por tanto son venerados o temidos como dioses.

Existen dos teorías conocidas que suponen que el animismo fue el origen de las religiones actuales. La primera teoría denominada teoría de los fantasmas, relaciona los comienzos de las religiones humanas con el culto a los muertos y se la asocia principalmente con el nombre de Herbert Spencer, aunque también fue mantenida por Grant Allen.

La segunda teoría pertenece a Edward Burnett Tylor y sostiene que la base de toda religión es animista, pero reconoce el carácter no humano de los dioses del politeísmo.

Aunque la adoración a los antepasados y el culto a los muertos en algunos casos se superpuso a otros cultos o incluso los hizo desaparecer, no se puede asegurar su relevancia, sino más bien lo contrario, pues otros cultos terminaron superponiéndose al culto a los antepasados.

En el animismo, el panteón de dioses suele estar formado por espíritus que adoptan diversa formas, humanas y animales que nunca se han reencarnado en la tierra. Los dioses del Sol, la Luna, del fuego, viento y del agua, los dioses que gobiernan los océanos y por encima de todo, los dioses que están en el cielo, no han habitado la tierra en ningún período de su historia, como podemos comprobar, si repasamos la mitología.

En Australia, algunas tribus indígenas magnifican a sus dioses, que están considerados como súper hombres, que jamás murieron. En general, se puede afirmar que en el continente australiano nunca existió la adoración a los antepasados ni el culto a los muertos.

El animal del que cada sociedad esperaba más protección era erigido como tótem, una especie de divinidad exclusiva de ese pueblo. Este ser exigía culto y respeto a unas normas sociales, y a cambio concedía protección y prosperidad a sus practicantes. Es ahí donde tiene su más completo referente la consideración y denominación del vocablo mascotas, para los animales de compañía.

Fotografía cortesía de: Ana Erb https://www.flickr.com/photos/erban/

Fotografía cortesía de: Ana Erb
https://www.flickr.com/photos/erban/


El origen inmediato de esta palabra lo tenemos en el francés mascotte, que significa mascota o amuleto, y que suele ser una figurilla o un animalillo (el término francés es diminutivo) al que se considera portador de buena suerte para su poseedor.

Este término entró en nuestra lengua a través de los deportes. Más de una vez hemos visto por la televisión cómo un equipo, antes de empezar el partido, soltaba su mascota convenientemente ataviada por el campo (podía ser una cabra, una oveja. un perro…), para que le trajese suerte.

El término francés mascotte procede del provenzal “masco”, que significa hechicera; y esta palabra es de la misma familia de máscara, que nos remite a la brujería y a la magia.

El masco que transformó el francés en mascotte estaría ya muy cerca del concepto de mascota, y sería esa figurilla o máscara que representaría al personaje o animal portador de la buena suerte. Es la transferencia de la virtud de los brujos a sus figuras y la miniaturización de éstas. Ese es el origen más probable de la palabra y el concepto de mascota.

En esa misma línea está el significado que tiene este término en Argentina: además de llamarse así a la persona o cosa que protege contra el mal de ojo, se llama también mascotas a las pequeñas figuritas que cuelgan de las pulseras, cadenas de reloj y collares.

La opereta “La Mascota” estrenada en París en 1880, fue decisiva para fijar el significado de esta palabra en el pueblo francés. En esta opereta la mascota es Bettina, una joven criadora de pavos que tiene el don de llevar el bienestar y la fortuna allí donde se encuentre, pero con la condición de permanecer virgen (por eso se denomina también mascota, es decir manantial de buena suerte, a la doncella virgen).

Por esa condición de mascota, un príncipe quiere tenerla en su palacio y casarse con ella para evitar tentaciones de terceros, sin consumar el matrimonio para no romper el sortilegio.




Pero Bettina tiene un amigo con quien quiere casarse; así que huye de casa del príncipe, sobre el que llueven toda suerte de desgracias. Al final se resuelve el embrollo, y todos felices.

Bien, puede ser por ahí por donde se ha asociado la estancia en casa de los animales de compañía con su función de mascotas, es decir de portadores de buena suerte. En cualquier caso, vale la pena recordar el origen de la palabra.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Written by

Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.