to top

¿Están perdiendo los perros domésticos la capacidad de llevarse bien con sus congéneres?

pointer ingles
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

 

Fotografía cortesía de: David Daniel

 

El perro está perdiendo la capacidad de llevarse bien con sus congéneres

 
Hace seis meses viajé a una pequeña ciudad de Belice. Y durante una semana tuve la oportunidad de observar el comportamiento de los “perros del pueblo”. Los perros del pueblo son la mayoría callejeros, aunque algunos tienen propietarios.

Mi primer sentimiento hacia ellos fue de simpatía. Por regla general, estos animales están delgados y carecen de la apariencia física y del nivel de actividad típicas de los perros domésticos europeos y americanos.

Pero cuanto más los observaba, más empezaba a sentir compasión por mis propios perros. Porque estos perros son libres de ir donde quieran. Duermen en patios y en las puertas de las tiendas locales. De vez en cuando algunos se acercan para mendigar un poco comida o de atención, y a ratos juegan juntos sin incidentes. Su lenguaje corporal es suelto y relajado.

Después de seis días de observación, no vi ninguna pelea entre ellos, o signos de agresión hacia las personas. ¿Qué saben estos perros que el perro promedio en los Estados Unidos o Europa no sabe? ¿Han perdido los perros domésticos de los países “desarrollados” la capacidad de llevarse bien con sus congéneres?

Si me baso en el número de llamadas telefónicas que recibimos cada mes los especialistas de comportamiento canino como yo, debido a problemas de agresiones entre perros, yo diría que la respuesta es: SÍ.  ¿Pero entonces por qué motivo nuestros perros son cada vez más agresivos con los demás?

La respuesta:

  • Aislamiento
  • Confinamiento
  • Falta de interacción frecuente y regular con una variedad de perros con comportamiento estable y de distintas edades
  • Ignorancia de la cultura canina, y carencia de habilidades de comunicación social
  • Debido a nuestras expectativas de que todos los perros deben llevarse bien con sus congéneres

 

Aislamiento, confinamiento, falta de buenos educadores caninos, ignorancia de la cultura canina y expectativas erróneas

 
Los perros que son adoptados como mascotas empiezan sus vidas socialmente aislados en cuanto abandonan a sus compañeros de camada y se marchan a vivir con los seres humanos, y a menudo son el único perro en la casa. El aislamiento durante la etapa de cachorro les impide desarrollar un aprendizaje correcto y unas mínimas habilidades sociales que serán de vital importancia para su comportamiento futuro, y tampoco aprenderán cual es el lenguaje corporal normal de los perros adultos equilibrados y de otros cachorros.

Sin embargo, socialización es a menudo un vocablo que a pesar de estar de moda tiene un significado que muy pocos conocen, por lo que con frecuencia se aplica sin el conocimiento y las técnicas apropiadas.

Desde el momento en que la conocí, Emma se había convertido en parte de las estadísticas que reflejan el problema de la falta de socialización correcta; ella era la campeona de los errores de socialización. Una pareja había adoptado a Emma de un albergue de rescate a los 4 meses de edad. Se les dijo, “Este perro necesita mucha socialización”.

Y se marcharon a casa tratando de adivinar el significado de necesitar “mucha socialización”. De manera que el perro pasó los siguientes 4 meses visitando a menudo los parques caninos, fue llevado de la correa a caminar por las atestadas calles del mercado de los agricultores locales, se le llevaba a conocer y trabar amistad con otros perros, e incluso estuvo ingresada durante una larga semana en una residencia canina. Para “socializar”.

Al parecer, el temperamento natural de Emma era extremadamente cauteloso ya que había aprendido algunas lecciones desastrosas sobre el mundo. Sus nuevos propietarios, como muchos otros, sólo tenían buenas intenciones, pero ninguna información.

Ellos creyeron lo que la mayoría de la gente piensa: “todos los perros deben llevarse bien con los demás perros y con todas las personas que conocen”. A los 8 meses, Emma había desarrollado un miedo agresivo hacia otros perros y con las personas desconocidas se mostraba extremadamente tímida y cautelosa.

En cambio, los perros de Belice tienen muchas ventajas con respecto a perros como Emma. Ellos nunca han llevado correa, por lo que siempre han tienen la posibilidad de ponerse a una distancia segura de las amenazas potenciales. En comparación con nuestros perros, que están estrechamente vinculados a nosotros y siempre van sujetos de la correa, sin posibilidades de escapar, los perros callejeros de ese lugar han aprendido a utilizar las señales del lenguaje corporal innatas para establecer contactos sociales con toda tranquilidad y confianza.

 

Cuando un perro se acerca a otro perro que va sujeto con la correa, normalmente se producirán una de estas dos situaciones:

 

  • Exceso de euforia (provocada por una falta de educación de las habilidades sociales)
  • Evitación y miedo

La primera situación puede causar que el perro que va sujeto con la correa “corrija” el acercamiento del otro perro con gruñidos o amenazas, al considerarlo un peligro para su supervivencia. La segunda situación puede provocar que el perro temeroso haya aprendiendo a saltarse todas las señales de advertencia de nivel inferior y ladre inmediatamente, o trate de morder para protegerse, porque es lo único que él piensa que va a ser efectivo.

Según el Dr. Ian Dunbar, veterinario y experto en conducta canina, orador y autor del libro “Free- Roaming Village puppies enter a functional social group. They are low man on the totem pole and they learn pretty quickly who to avoid and when to avoid them.

El Dr. Dunbar piensa que los cachorros callejeros aprenden a edades tempranas a emitir señales no agresivas hacia sus congéneres, gracias a las enseñanzas de los miembros adultos del grupo. Dunbar ha observado que los perros adultos han transmitido las siguientes enseñanzas a sus cachorros:

  • Se cortés. No es correcto correr y saltar a la cara de un perro adulto
  • Aparta la mirada
  • Reconoce tu rango inferior
  • Pide permiso para aproximarte, investigar o jugar

Sin embargo, nuestros cachorros y perros adultos con la finalidad de vivir con seguridad en nuestra cultura, están cercados y confinados dentro del recinto de nuestras viviendas, y cuando salen a pasear siempre van sujetos de la correa. Por lo general, no tienen ningún grupo social que les pueda enseñar cómo llevarse bien con otros perros.

Así que los llevamos a clases de educación y obediencia canina para enfrentarlos al menos durante un par de semanas a la exposición social. Si los propietarios tienen suerte, se encontrarán con un instructor que tiene una amplia educación sobre el comportamiento de los cachorros. Por lo general, muchos dueños no siguen la educación del perro en la siguiente fase de adolescencia porque consideran que sólo hay que educarlos cuando son cachorros.

Pero cada vez son más los perros jóvenes que se vuelven ingobernables y socialmente torpes. Algunos se vuelven agresivos y otros se convierten sencillamente en animales peligrosos, mientras que otros terminan siendo “socializados” en nuestros parques para perros.

El instinto natural de un perro es evitar que otro perro le amenace, pero ¿cómo puede un perro asustado evitar a otro perro o cachorro que se encuentra fuera de control y se convierte en un “misil canino” que se dirige disparado hacia él dentro de un parque cerrado? Y, aunque parezca extraño, ninguno de los propietarios suele hacer nada cuando esto sucede.

El etólogo animal, Marc Bekoff, escribe en “El Manifiesto Animal”: Seis razones para aumentar nuestra huella canina.

 

Los animales están constantemente trabajando para entender y seguir las reglas, y para comunicar a los demás sus intenciones de jugar limpio. Ellos ajustan su comportamiento cuando corren, controlando cuidadosamente el comportamiento de sus compañeros de juego y prestando mucha atención a las infracciones según lo acordado en sus reglas animales.

Los cuatro aspectos básicos del juego limpio en animales son: En primer lugar hay que preguntar, ser honesto, seguir las reglas, y admitir que estás equivocado. Y cuando se violan las reglas del juego y se rompe la equidad, también acaba el juego.

 

¿Pero que es lo que debemos hacer para mantener a nuestros perros correctamente socializados?

 

Educar para socializar: Sigue las reglas del sentido común durante la etapa de educación para socializar a tu cachorro o adulto recién adoptado.

No fuerces nunca la situación: Deja que tu cachorro tome su tiempo para aprender a su propio ritmo. No lo obligues a enfrentarse a algo que le asusta o le desagrada. En vez de eso, crea una asociación positiva con la situación que le produce miedo hasta que tu cachorro se sienta seguro y tranquilo, y quiera voluntariamente someterse al nuevo desafío.

Ayúdale a crear la distancia apropiada: Como nuestros perros tienen que aprender a caminar de la correa para mantenerlos seguros, crea una distancia, apartándote de los otros perros, y después evalúa su comportamiento.

Aprende y estudia tu también: Asiste a clases caninas donde veas que a los perros se les trata con respeto. Utiliza métodos positivos que inspiren confianza al perro y crea asociaciones seguras y adecuadas con otros perros y otras personas. Déjate ayudar y aconsejar por un profesional.

Llévalo a centros de educación canina para socializar: Además de educar a tu cachorro para que reciba una correcta socialización, puedes llevarlo a alguna guardería canina para perros adolescentes. Muchos centros caninos ofrecen integrar a los perros en grupos sociales que respetan el estilo de juego de cada perro, para evitar que los cachorros mas fogosos se mezclen con los perros mas tranquilos o tímidos.

Parque canino: Si tu perro tiene antecedentes de agresividad o miedo, no lo lleves a parques caninos.Los parques habilitados para canes están pensados para ir con perros psicológicamente sanos y equilibrados, que tienen todo el derecho de jugar sin que otro perro lo agreda. Si tu perro es miedoso, ten en cuenta que es el primer paso para convertirse en agresividad, incluso aunque se le acerquen perros amables. Contacta con un entrenador especializado en problemas de conducta que le ayude a superar sus miedos, facilite actividades apropiadas para él, y te enseñe a mejorar poco a poco su respuesta hacia los demás perros.

Los perros también discriminan. Para ellos es una ventaja poder decidir con quien quieren relacionarse, y con quién no. Ningún perro tiene que ser necesariamente amigo de todos los perros con los que se encuentra, y si tu perro “corrige” a otro perro debido a que el otro ha mostrado un comportamiento social inapropiado o peligroso, no lo castigues por su comportamiento corrector.

Un perro que gruñe o lanza advertencias a otro perro que está en fase adolescente, está en todo su derecho de enseñarle lo que está haciendo mal. El perro rebelde realmente necesita este tipo de respuesta para aprender las reglas de interacción social caninas. Separa a ambos perros a una distancia de seguridad para que no se agredan. Y no permitas que la “corrección” llegue a mas.

Compartir no es una estrategia de supervivencia. No esperes que tu perro comparta su comida o juguete favorito. Si tu perro protege su juguete Kong con la cabeza, se queda quieto y gruñe a un perro que se le acerca, hay que entender que este es el comportamiento de un perro normal que está emitiendo una señal de aviso al otro perro. Cuanto más valioso sea el alimento o juguete, tanto más probable será que el perro lo proteja de manera activa. Si lo ves necesario, separa a los perros cuando les ofrezcas sus juguetes, chucherías o comida favorita.

Se el defensor de tu perro. Respétalo tal como es, y mantenlo seguro.

Todavía hay muchos perros en América del Norte y Europa que muestran un comportamiento sociable hacia los demás canes, pero las estadísticas están empezando a aumentar de manera preocupante hacia una nueva “norma” de perros que carecen de las habilidades sociales prácticas que les permiten llevarse bien con otros perros.

Somos los guardianes de nuestro perro. Tenemos la responsabilidad de darles una vida segura, para que sean felices. Tenemos que ser los artífices de una buena y adecuada educación social. Es lo mínimo que debemos hacer por ellos.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)