to top

Hallado un nuevo fósil del ancestro de una especie de perro desconocida

ancestro del lobo
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Ilustración del Cynarctus por Mauricio Antón publicado en “Dogs, Their Fossil Relatives and Evolutionary History.”

Un estudiante de doctorado de la Universidad de Pennsylvania ha identificado una nueva especie de fósil de perro. El especímen encontrado en Maryland estuvo recorriendo la costa este de América del Norte hace aproximadamente 12 millones de años, y era contemporánea de enormes tiburones como el megalodón, el tiburón más grande de la historia.

Esta nueva especie se denomina Cynarctus wangi, y debe su nomenclatura al científico Xiaoming Wang, curador del Museo de Historia Natural de Los Ángeles, un reputado y conocido experto especializado en mamíferos carnívoros. Este perro del tamaño de un coyote perteneció a la ya extinta subfamilia del Borophaginae, comúnmente conocido como “perros trituradores de huesos“, por sus potentes mandíbulas y grandes dientes de felino, que fueron endémicos de America del Norte durante el Oligoceno y Plioceno.

“Se considera que tenían un comportamiento similar al de la hienas actuales”, según uno de los autores del estudio, Steven E. Jasinski, estudiante del Departamento de Ciencias de la Tierra y Medioambiental de la Escuela de Artes y Ciencias, y curador de paleología y geología del Museo Estatal de Pennsylvania en Harrisburgo.

Fósiles pertenecientes a especies terrestres en esta región y período son relativamente raros, sin embargo, el hallazgo puede ayudar a los paleontólogos a rellenar unas cuantas piezas en el hueco acerca de como era la vida en la prehistoria en la costa este de América del Norte.

“La mayor parte de los fósiles que se han encontrado de este periodo, han pertenecido a animales marinos, que se fosilizaron con más facilidad que los animales terrestres”, según Jasinski. “Es bastante raro encontrar fósiles de animales terrestres en esta región de esa época, pero los que se han encontrado facilitan importante información acerca de la vida del Plioceno”.

Jasinski, que está asesorado por PeterDodson, un profesor de paleontología del Departamento de Ciencias de la Tierra y Medioambiente, y profesor de anatomía de la Escuela de Medicina Veterinaria, colaborado con el estudio con Steven C. Wallace, profesor en la Universidad Estatal de Tennessee del Este, y curador del Museo Nacional de Historia  de la Universidad Estatal del Este de Tennessee.

El estudio ha sido publicado en el Journal of Paleontology.

Cuando Jasinski y Wallace empezaron a investigar este nuevo especímen, que fue hallado por un colecionista aficionado en una playa de Maryland, y trasladado al Instituto Smithsonian, pensaron que se trataba de una especie conocida de perro Borophaginae, de la subfamilia marylandica, denominado Cynarctus, un fósil que había sido encontrado en sedimentos mas antiguos de la misma zona. Pero cuando compararon las características de la cara oclusal, entre la mandíbula posterior e inferior con las especies previamente encontradas, encontraron notables diferencias.

Por eso, concluyeron que se trataba de una nueva especie de perro, totalmente desconocida para la ciencia.

“Parece que se trata de un pariente muy lejano, descendiente del conocido Borophaginae”, según explica Jasinski.

Los perros Borophaginae estaban bastante extendidos por el continente norteamericano entre 10 y 30 millones de años. Los últimos ejemplares se extinguieron alrededor de 2 millones de años antes, durante el final del Plioceno. El C. Wangi representa uno de los últimos supervivientes de la especie y fue desplazado por los ancestros de algunas de las familias caninas que existen en la actualidad: lobos, coyotes y zorros.

A pesar de sus potentes mandíbulas, los científicos creen que el C. Wangi no se alimentaba únicamente de carne.

Según el análisis de sus dientes, posiblemente una tercera parte de su dieta pudo haber sido carne, dice Jasinski. Y podría haber complementado su alimentación comiendo plantas o insectos, llevando una vida mas parecida a la de un oso pequeño, que de perro.

Aunque el C. Wangi es el primer carnívoro descubierto por por la Choptank Formation, algunos de los animales que vivieron en el mismo periodo, si que son conocidos. Convivían con los ancestros de una especie de cerdo: Desmathyus y Prosthenops, el Artiodactil cornudo Prosynthetoceras, un animal antiguo parecido al elefante, denominado gonfotérido y tal vez con el antiguo caballo Merychippus.

“Este nuevo perro nos da información útil sobre el ecosistema del este de norteamérica, hace entre 12 y 13 millones de años”, según Jasinski.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)