Noticias, razas caninas, psicología, enfermedades y cuidados
Jueves, 25 Mayo, 2017
 

Infecciones cutáneas causadas por hongos en los perros y zoonosis

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fotografía cortesía de: Maite Rodríguez Photography

Las infecciones por hongos en los perros

Las infecciones causadas por hongos a nivel de la piel reciben el nombre de dermatofitosis o micosis cutáneas.  Los hongos tienen  la capacidad de invadir y vivir  en el pelo, la piel y las uñas de mucho seres vivos, en este caso, hablaremos de los hongos en los perros.

Los géneros de hongos que con mayor frecuencia afectan a los animales domésticos son: Microsporum, Trichophyton y Epidermophyton, siendo las especies Microsporun canis, Microsporum gypseum y Trichophyton mentagrophytes las que con mayor frecuencia se aíslan en perros y gatos.

Las infecciones por hongos tienen mayor incidencia en los climas tropicales ó húmedas, asimismo, dichas infecciones tienen  un alto potencial zoonótico, es decir, que pueden trasmitirse con facilidad al ser humano.

Los hongos causantes:

• Microsporum canis: este hongo es de tipo zoófilo, es decir,  está adaptado a vivir en animales y ocasiona la mayoría de las infecciones micóticas de  perros y gatos, además de ser el que con mayor frecuencia se trasmite al ser humano (zoonosis).

• Microsporum gypseum: se trata de un hongo geófilo, es decir, vive normalmente en el suelo, pero  puede  ocasionar infecciones cutáneas que causan  mucha inflamación y engrosamiento de  la piel, sobre todo en  perros que viven al aire libre; se aísla con regularidad en las zonas corporales que contactan con el suelo, por ejemplo  las patas, cabeza, cara y la boca.

• Trichophyton mentagrophytes: Es otro hongo de tipo zoófilo que afecta más a perros que a gatos y que tiene graves consecuencias en conejos y todo tipo de roedores ya que logra infectarlos, y  produce en éstos infecciones muy extensas que se asocian  con bacterias que empeoran la situación.

Síntomas que se observan en los perros:

Las infecciones por hongos en los perros, según sea el agente causal, pueden ir desde la caída de pelo y  formación de costras, hasta la aparición de pelos quebradizos, pequeñas vesículas con pus (pústulas), presencia de exudado, e incluso cambios de color en la piel afectada (hiperpigmentación).

En ocasiones se presenta una lesión llamada querion, que es una masa que exuda material purulento y generalmente es causada por la unión de un hongo con una bacteria.

Lo más común es la aparición de varias zonas sin pelo, generalmente circulares, con escamas y secas en el centro, ésto cuando el agente causal es el hongo Microsporum canis.

En animales  jóvenes o en aquellos que tienen por alguna razón  sus defensas bajas, las lesiones en la piel pueden ser más extensas y requieren un tratamiento más prolongado.

Generalmente las dermatomicosis extensas son provocadas por los hongos M. gypseum  y por T. Mentagrophytes, donde  junto a las amplias zonas sin pelo puede haber picazón,  mucha inflamación de la piel, descamación, costras y seborreas (exceso de grasa en la piel y el pelo).

Debe tomarse en cuenta que la sarna demodéctica, foliculitis por estafilococo, raspones, deficiencias de zinc, pénfigo eritematoso, fallos en la queratinización, dermatitis alérgicas y dermatitis endocrinas son tan sólo algunas de las afecciones que causan la caída o pérdida de pelo, y muestran síntomas muy similares a las infecciones ocasionadas por hongos, de ahí que la evaluación por parte del profesional sea indispensable.

De igual forma, si nuestra mascota está afectada por hongos y aparecen lesiones en nuestra piel, es importante consultar con el veterinario.

Prevención de la zoonosis en las personas:

Al igual que ocurre con muchas enfermedades, la higiene y la desinfección frecuente son  las mejores herramientas para prevenir las infecciones por hongos.  Cabe señalar que las esporas infectantes de los hongos pueden vivir en medios húmedos incluso durante varios años.

El aspirado de suelos, alfombras y muebles ayuda a eliminar los pelos infectados. Si el animal ya tiene la infección se recomienda eliminar cepillos, peines y toallas y lavar rigurosamente la  ropa de cama y todos los utensilios que haya utilizado el perro.  

También habrá que evitar que las demás mascotas con las que convive el animal infectado utilicen los mismos utensilios o compartan el mismo lugar donde duermen.

Aquellos propietarios de animales que estén aplicando algún tipo de crema antihongos a su mascota  deberán lavarse muy bien las manos con un jabón especial antibacterial después de aplicarles la medicación.

Los niños y las personas con algún tipo de inmunodeficiencia no deben manipular excesivamente ni medicar los animales infectados.

Por último, recuerde que el  médico veterinario está para servirle y para aclarar sus dudas acerca de ésta u otras enfermedades de su mascota.

Tratamiento de la infección por hongos en los perros:

De la mano de la medicación antimicótica para un animal, debe evitarse además la diseminación de materiales infectados tanto para otros animales como para el ser humano.

Si la infección por hongos es localizada, los tratamientos tópicos con cremas pueden ser suficientes, mientras que con afecciones generalizadas requieren obligadamente la medicación sistémica.

Muchas personas creen que la utilización de ciertos champús y jabones son suficientes para tratar los hongos en la piel, sin embargo,  éstos carecen de eficacia si no se instaura una terapia antimicótica precisa.

Dentro de los medicamentos antimicóticos,  los que mejores resultados  logran, son la griseofulvina, el ketoconazol y el itraconazol.   Como sucede con cualquier otro medicamento, es preciso la prescripción de la dosis exacta por parte del profesional veterinario, sobre todo porque estos medicamentos pueden tener efectos secundarios graves en nuestros animales.

Me atrevo a decir que el principal error que muchos propietarios de animales infectados con hongos cometen es suspender la medicación al ver una mejoría aparente del animal, y es que muchos animales pueden mostrar una apariencia normal en su piel mucho antes de estar curados por completo, de ahí que deba continuarse la medicación hasta que el veterinario lo estime oportuno.

Los hongos pueden por sí solos ser un  agente causal de enfermedad, sin embargo, pueden también contaminar otras lesiones cutáneas ya existentes, por ejemplo  una herida que no haya sido suturada,  o lesiones en la piel provocadas por la extrema picazón de una alergia  o  una sarna;  de ahí que en ocasiones las terapias antimicóticas pueden acompañarse de otros medicamentos.

Cuando existe la presencia de un hongo en la piel hay ciertos medicamentos que no deben administrarse, por ejemplo, los corticosteroides (prednisona, dexametasona, betametasona); estos  medicamentos son usados generalmente para controlar la comezón de las alergias y al ser aplicados en una dermatofitosis lo que logran es aumentar el problema.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Written by

Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.