to top

La habilidad ancestral del lobo para aprender de los humanos pudo contribuir a la domesticación del perro

husky
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fotografía cortesía de : Ashley Baxter

 

El lobo ayudó a la domesticación del perro

Los lobos (Canis Lupus) son capaces de aprender observando a las personas y a los miembros de su manada. También pueden distinguir cuando un humano finge que esconde comida o cuando la esconde realmente.

Estas conclusiones se han podido extraer de un estudio reciente, cuyos resultados sugieren que cuando nuestros antepasados empezaron a domesticar perros (Canis Familiaris), pudieron valerse de una habilidad preexistente de los lobos para aprender de otros individuos, aunque estos no sean miembros de su jauría, ni congéneres.

Aunque el origen de la domesticación del perro no termina de quedar clara, los últimos hallazgos indican que el ser humano pudo domesticar al perro hace aproximadamente 18.000 años, posiblemente a partir de una población de lobos grises  de origen europeo, que en la actualidad ya está extinguida.

En cualquier caso, había que aclarar cual era el grado de capacidad de los perros para comunicarse con las persona, heredado de su ancestro, el lobo gris, y cuanto es el conjunto de rasgos psicológicos adquiridos después de la socialización, apareció en el perro durante la fase de domesticación.

El nuevo estudio, llevado a cabo por dos investigadores del Instituto Messerli de la Universidad de Medicina Veterinaria de Viena en Austria, se centró en averiguar si lobos y perros son capaces de observar a un entrenador denominado “demostrador”, que les resulte familiar: una persona o un perro entrenado previamente para buscar comida en un terreno.

El estudio se realizó con 11 lobos grises del Norte de América y 14 perros de edades comprendidas entre los 5 y 7 meses, nacidos en cautiverio y alimentados con biberón y criados bajo supervisión humana en jaurías en los terrenos propiedad de un centro de investigación sobre lobos en Austria.

Observaron que tanto perros como lobos duplicaron, triplicaron e incluso cuadruplicaron la probabilidad de encontrar una porción de alimento, tras haber podido observar a un demostrador humano o perro entrenado durante el acto de esconder la comida. Se pudo concluir que habían aprendido este comportamiento observando, en vez de usar el sentido del olfato.

Mas revelador todavía fue el hecho de que los animales raramente buscaron el alimento cuando el demostrador humano fingía esconder el alimento, lo que prueba que observaron con mucha atención las acciones del humano y se dieron cuenta de que este no había escondido comida.

Los lobos, por otra parte, no solían  recoger la comida que había sido previamente escondida por los perros entrenados para esta tarea. Aunque esto no signifique necesariamente que no les estuvieran prestando atención.

Algunas investigadores argumentan que este hecho demuestra que los lobos también poseen una excelente capacidad de observación, y que quizás los lobos eran lo bastante astutos como para llegar a pensar que los perros no les gustaba el alimento, al no comérselo rápidamente, por lo tanto, no se molestaban en ir a buscarlo, asumiendo que los perros, como semejantes suyos, tendrían los mismos gustos que ellos, a diferencia de los humanos.

Esta investigación ha revelado que la capacidad para aprender de otras especies, incluyendo al ser humano, no es una habilidad exclusiva de los perros, sino que también está presente en los lobos.

Ambos, lobos y humanos prehistóricos, pudieron haber aprovechado esta capacidad de observación para coordinar con mayor precisión sus acciones conjuntas.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)