to top

La procesionaria del pino, un peligro para el perro en primavera

chihuahua-noticias-de-perros
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fotografía cortesía de: Maite Rodríguez Photography

 

La procesionaria del pino

El momento culminante del ciclo de la oruga del pino, también conocida como Procesionaria se desarrolla durante el inicio de la primavera, época en la que migran guiadas por una hembra que teje un hilo conductor.

El destino es un lugar idóneo donde poder enterrarse para formar las crisálidas que saldrán al final del verano siguiente como mariposas.

Estas orugas que se desplazan una detrás de otra, como si fuesen en procesión durante la fase de larva, están cubiertas de unos pelos urticantes que se desprenden y flotan en el aire, por lo que pueden provocar irritación en oídos, nariz y garganta en animales y personas.

La sustancia causante de este tipo de urticaria es una toxina denominada Thaumatopina.

Estos insectos abundan en los bosques de pinos de del sur y centro de Europa, donde hay auténticas plagas. Además de los pinos, también habita en cedros y abetos.

Foto de procesionaria cortesía de: wikipedia bajo licencia GNU.

Foto de procesionaria cortesía de: wikipedia bajo licencia GNU.

El ciclo biológico de esta especie es el siguiente: desde septiembre hasta marzo, se encuentran en estado de larva y se alojan en las ramas de los árboles. En abril ponen huevos en el suelo.

En mayo salen las pupas o crisálidas y se encuentran en el suelo donde tejen un capullo de seda a su alrededor, urticante, para protegerse. En junio se quedan en estado diapausa (inactividad) en el aire.

En el mes de julio alcanzan su etapa de adultas y vuelven a las ramas y en agosto ponen huevos en las ramas.

Sabiendo en que estado y donde se encuentran en cada mes o estación del año, se puede prever el contacto con ellas tanto de humanos como de animales, manteniéndose alejados de las zonas con pinadas.

Pero el contacto directo de estos insectos lepidópteros con cualquier parte de la piel del perro, desencadena de inmediato una peligrosa dermatitis urticante.

Un diagnóstico rápido del problema es fundamental para limitar secuelas provocadas por la intoxicación. La mejor prevención es evitar las zonas donde haya pinos durante la estación primaveral.

Las principales víctimas de estas plaga suelen ser los perros, quienes se pueden ver atraídos por estas largas colas de orugas en movimiento.

Las localizaciones, el pronóstico y las secuelas de las lesiones que originan están directamente relacionadas con la parte del cuerpo que haya entrado en contacto con los pelos de estos insectos.

Las reacciones a la toxina que desprenden los pelos de la procesionaria pueden resultar en inflamaciones de la zona de contacto, principalmente el hocico y la lengua. La aspiración de estos pelos puede provocar también una rinitis aguda en el perro.

Los síntomas habituales de haber entrado en contacto con las toxinas que liberan estos animales son los siguientes:

 

  • nerviosismo
  • tragar saliva continuamente
  • tocarse la boca con las patas
  • vómitos
  • hinchazón de la lengua
  • inflamación de la cara y de los párpados (edema facial)
  • inflamación de los labios y de la mucosa oral
  • inflamación de la lengua que provoca la imposibilidad de cerrar la boca, y necrosis parcial de la lengua
  • jadeo intenso producido por el dolor
  • en caso de ingesta, puede provocar asfixia por edema de la laringe, vómitos y hemorragias, shock anafiláctico y muerte




¿Que debemos hacer si nuestro perro ha entrado en contacto con la procesionaria del pino?

 

El diagnóstico rápido es fundamental para limitar las secuelas en el perro por lo que si después de un paseo, el animal muestra algunos de los signos descritos, habría que llevarlo rápidamente al veterinario para que pueda recibir un tratamiento adecuado.

Caso de que sospechemos que el perro ha tenido contacto con la procesionaria, hay que lavarle la zona afectada rápidamente con agua templada (sin quemarlo). Lavar la lengua o la zona afectada con agua caliente desactiva la toxina, otras alternativas son el vinagre o el jabón, pero nunca se debe frotar la parte lesionada, ya que así romperíamos los pelos dañados liberando la toxina que contienen.

Es fundamental que el perro no trague saliva para evitar que ingiera el veneno que desprenden estas peligrosas orugas, por lo que hay que proceder con extremo cuidado al lavarle la boca, y hacerlo siempre de dentro hacia fuera.

Mira este video para poder reconocer a estos bichos cuando salgas de paseo por el campo o por zonas donde haya pinos.

 

 

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)