Noticias, razas caninas, psicología, enfermedades y cuidados
Martes, 30 Mayo, 2017
HomeLHASA APSO

LHASA APSO

Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Historia y origen del Lhasa Apso

tibet

Fotografía cortesía de: Jan Reurink
https://www.flickr.com/photos/reurinkjan/

La región geográfica donde se encuentra el Tibet se formó hace  unos 50 millones de años por el choque de la placa tectónica del subcontinente indio con la placa asiática. Como consecuencia de este desplazamiento se formó la cordillera del Himalaya.

El Tibet está rodeado por las montañas del Himalaya por tres lados y por China por el cuarto y alberga las montañas más altas del mundo. La etimología de el nombre Himalaya procede del sánscrito: jimalaia es una palabra compuesta por jima “nieve” y alaia, “morada”, lugar.

Es un lugar remoto con un clima duro que se encuentra a más de 4.500 m de altura rodeada de las cordilleras más jóvenes del mundo.

La capital es Lhasa. El Tibet también es conocido como “el techo del mundo”. Un país devoto de las creencias budistas, cuyos monasterios están ubicados en las laderas de las montañas. Es una plataforma donde la elevación media es de 4.800 m y es aquí donde se encuentran los orígenes del Lhasa Apso, que han sido criados y desarrollados por los monjes tibetanos en los templos budistas.

Ellos querían un perro que no sólo fuese un buen guardián, sino también un buen compañero. Ellos nos enviaron el “Apso Seng Kye”, “Bark Lion Sentinel Dog”.   El Lhasa Apso está perfectamente adaptado al clima y entorno del Tíbet.

Y aunque el Tibet se encuentra en la misma latitud que el estado de Florida en Estados Unidos, que posee un clima tropical, la elevada altura donde está ubicado hace que las temperaturas sean muy bajas.

lhasa apso

Fotografía cortesía de: Lecalo
https://www.flickr.com/photos/lecalo/

El Lhasa Apso posee un cuerpo compacto y musculoso para preservar su temperatura corporal con un pelaje a prueba de agua que sirve para aislar al perro de cualquier clase de clima, el pelo también protege los ojos de estos perros del viento y la luz solar y posee unas patas cortas para ser más ágil en terreno rocoso.

Se sabe que el Lhasa Terrier (los británicos llamaron al Lhasa Apso por este nombre cuando llegaron por vez primera a Inglaterra) ha sido desarrollado en la zona de Lhasa, la capital del Tibet hace unos 800 años.

Sin embargo, esta raza se puede encontrar en Bhutan y otros países fronterizos con Tibet. Por cierto, el Lhasa Apso no es un terrier (perro de tierra) y no va tras las alimañas persiguiéndolas bajo tierra. No es de ninguna manera un perro de tierra en este sentido.

En 1901 la Sra. McLaren fue la primera persona que llevó un Lhasa Apso a Inglaterra. Esta fue también la primera aparición pública de la raza, fuera de los confines de la región tibetana.

La raza ganó rápidamente en popularidad y al siguiente año, en 1902 el Club Canino de Inglaterra reconoció al Lhasa Terrier como una raza canina diferente y única. La Primera Guerra Mundial tuvo un gran impacto sobre la raza, igual que habían sufrido otras razas caninas.

Después de declararse de nuevo la paz, criadores del Lhasa Apso importaron varios perros desde China. Estos perros no eran Lhasas, sino Shih-Tzus. No obstante, fueron incluidos en los programas de crianza, lo que muestra el impacto tan grande que tuvo la guerra en esta raza.

El Sr. Suydam Cutting y su mujer eran unos americanos residentes en Gladstone, New Jersey. En el año 1930, el Sr. Cutting consiguió después de enviar varias cartas, una reunión con el decimotercer Dalai Lama. El Sr. Cutting no sólo era un gran viajero que había viajado por todo el mundo, sino también naturalista.

Los dos hombres se hicieron amigos y gracias a la costumbre de intercambiar regalos,  al Sr. Cutting le regalaron un Lhasa Apso. A partir de esa fecha, el Lhasa Apso viajaría por el nuevo mundo para continuar con su tradición de guardián y compañero de humanos.

El A.K.C. American Kennel Club, reconoció la raza en el año 1935, pero era como un Lhasa Terrier, igual que en Inglaterra. Esto no cambió hasta 1944. El Lhasa Apso permaneció en el grupo de los Terriers hasta 1959, cuando fue transferido al Grupo No Deportivo. Los cambios fueron lentos, pero llegaron.

lhasa apso

Fotografía cortesía de: Rodolfo Stanic
https://www.flickr.com/photos/rodolfostanic/

En el año 1959 se formó el American Lhasa Apso Club y fue reconocido por el Club Canino Americano como el club oficial de la raza. Los Lhasa Apso son originarios de las montañas del Tibet.  Existe una clara evidencia que conecta la raza con los monasterios tibetanos y con las viviendas de los nobles tibetanos, donde antiguamente desempeñaban dos funciones: guardianes y compañeros caninos. En el Tibet, el Lhasa Apso era regalado a menudo y se creía que traía buena suerte a sus propietarios.

El Lhasa Apso no estaba a la venta y sólo era vendido en contadas ocasiones. Se considera que el Lhasa Apso hizo su primera aparición en Inglaterra en el año 1854, sin embargo existía mucha confusión en aquellos primeros años entre el Lhasa Apso, tal como lo conocemos actualmente y el Terrier Tibetano.

De hecho, a principios del siglo XX fueron clasificados como una sola raza denominada Tibetan, Bhutan, Bhuteer o Lhasa Terrier. Además de esta clasificación había dos tipos claramente diferenciados, basados en el tamaño y el manto.

La primera descripción reconocible del Lhasa Apso fue descrita por Sir Lionel Jacob, y fue publicada en 1901 bajo el nombre de Lhasa Terrier. En 1908 la raza ya había adquirido el rango de campeón en el circuito del Reino Unido pero en clases diferentes, separada.
Fuente:   Lhasa Apso History   

Bibliografía en inglés

Stephen Wehrmann: Lhasa Apsos: Everything About Purchase… Previsualización del libro aquí.
Norman Herbel, Carolyn Herbel: The New Complete Lhasa Apso. Previsualización del libro aquí.
Joan McDonald Brearley: This is the Lhasa Apso. Previsualización del libro aquí.

Bibliografía en español

Juliette Cunliffe: Lhasa Apso. Previsualización del libro aquí.
Jennifer Zeppi: Manual práctico del Lhasa Apso.   Previsualización del libro aquí.

Características físicas del Lhasa Apso

lhasa apso

Fotografía cortesía de: Humberto Araujo – Clickerphoto
https://www.flickr.com/photos/clickertraining/with/9183333291/

  • Tamaño y peso: La alzada no será inferior a 25,5 cm ni superior a 27 cm. El peso está entre 5 y 7 kg.
  • Pelaje y color: Pelo largo por fuera y grueso por dentro, denso, fuerte cola bien poblada de pelo grueso y siempre blanca en la punta. Todos los colores, pero nunca en color chocolate porque en este color se da la trufa del mismo tono y el estándar de la raza sólo permite la trufa negra. Incluso el blanco o dorado.
  • Esperanza de vida: 14 años aproximadamente, aunque es una raza longeva que podría vivir algunos años más.
  • Club del Lhasa Apso
  • CLASIFICACIÓN FCI :  Grupo 9: Perros de compañía. Sección 5: Perros tibetanos. Sin prueba de trabajo.
  • El estándar oficial del Lhasa Apso se puede descargar directamente de la Federación Cinológica Internacional en español y en formato Word (doc) aquí.
  • Clasificación según el ranking de inteligencia funcional y obediencia del Dr. Stanley Coren: El Lhasa Apso está posicionado en el puesto 68.
  • Nivel mínimo de inteligencia funcional.
    · Necesitan de 40 a 80 repeticiones para obtener un rendimiento aceptable (A veces, hasta unas 25 repeticiones no muestran signos de comprensión).
    · Necesitan muchas repeticiones para mantener un nivel aceptable.
    · Responderán a la primera orden un 30 % de las veces.
    · Trabajan mejor si el dueño está cerca de ellos.
    · Estos perros parecen distraídos la mayor parte del tiempo y solo responden cuando les apetece.
    · Si la distancia entre el perro y el dueño es grande no habrá respuesta.
    · No son razas convenientes para dueños primerizos.
    · Un entrenador con mucha experiencia, tiempo, firmeza y cariño puede lograr un buen rendimiento de ellos.

 

  • Ranking de perros registrados en el año 2012 en el American Kennel Club (E.E.U.U.): El Lhasa Apso se encontraba en el puesto número 61 sobre un total de razas inscritas de 175 en ese año.

 

Criadores de Lhasa Apso en España

Basterberri

Tatinejos

 

Criadores de Lhasa Apso en resto del mundo

Lhasa Apso Norway

Destination of Love

Khumbila

Blueshiraz

 

Los cuidados físicos del Lhasa Apso

El Lhasa Apso requiere frecuentes sesiones de cepillado de su abundante manto de pelo.  En general, el Lhasa Apso es un perro sano. Sin embargo, pueden producirse problemas de la piel si el pelo no se mantiene saludable. También se sabe que esta raza puede presentar una ligera tendencia a displasia de cadera, problemas renales y úlceras.

Cabe destacar la dificultad que representa el pelo del Lhasa Apso. Estos perros necesitan cepillado frecuente, incluso más de una vez por día. En caso contrario, el pelo se enredará y se formarán nudos. Esta necesidad particular es un inconveniente para quien no tiene tiempo suficiente y para quien desea compartir actividades al aire libre con su perro.  Aunque el Lhasa Apso necesita juegos y ejercicios, su demanda de ejercicio no es elevada y puede vivir cómodamente en un departamento.

 

Video de una sesión de peluquería del Lhasa Apso.

Psicología y personalidad del Lhasa Apso

lhasa apso

Fotografía cortesía de: Rodolfo Stanic
https://www.flickr.com/photos/rodolfostanic/

El estándar describe al Lhasa Apso como un animal alerta y formal, pero algo frío con los extraños. A diferencia con el Shih-Tzu, esta raza es bastante más reservada con extraños, y no les gustan demasiado los niños.

La anterior redacción utilizaba la palabra «reservado », en lugar de «frío», se ha preferido la del anterior estándar a petición de los criadores de la raza. Sin importar cuál de esas dos palabras sea utilizada, un Lhasa Apso típico no se muestra muy amistoso con los extraños, prefiere adoptar una postura reservada.

Un Lhasa Apso frecuentemente ladrará a cualquiera que se acerque a casa. Más tarde, cuando el visitante haya sido saludado y aceptado por la familia, el perro se sentará a una cierta distancia. Desde este ventajoso lugar, podrá ver lo que sucede a su alrededor, pero sólo se involucrará en las actividades si él así lo decide.

Frecuentemente, a un Lhasa Apso le lleva tiempo hacer amigos, pero una vez se decide, la amistad que ofrece es sincera. Siempre es mejor permitirle al Lhasa Apso aproximarse a un invitado cuando sea el momento adecuado.

Con esto conseguiremos una relación que al final será más feliz.  Con su familia y sus propietarios, un Lhasa Apso se muestra muy devoto, pero no todos disfrutan de los mimos tanto como les gustaría a algunos propietarios.

Yo he tenido muchos Lhasa Apso a lo largo de los años y he encontrado que sus personalidades eran diferentes. Desde luego que a algunos les gustan más los mimos que a otros, y esto se aplica tanto para los machos como para las hembras.

Se puede adiestrar a los Lhasa Apso para la obediencia, pero tienen una vena tozuda y no siempre responden a las órdenes tan rápidamente como uno desearía.

Desde mi punto de vista, creo que a los Lhasa Apso les gusta pensar las cosas y que cuando hacen algo tiene que ser porque quieren hacerlo: por lo menos tienen que darle esa impresión.

El Lhasa Apso emite un ladrido de advertencia, ya que recordará usted que esto es lo que se esperaba de él en los monasterios del Tíbet. De todas formas, no se trata de un ladrido agudo y molesto, y generalmente parará de ladrar cuando crea que la situación se halla bajo control.

Aunque muchos Lhasa Apso se llevan bien con otros perros, hay algunos que no. Esto depende en gran medida de la cría y del entorno, y el sexo juega muchas veces un papel importante respecto de quién se lleva bien con quién.

Sin duda, hay criadores que parecen no tener ningún problema en tener en un mismo grupo a varios machos y varias hembras. De todas formas y por mi experiencia, ha habido limitaciones, y sé que mi experiencia es compartida por varias personas.

Generalmente, las hembras se llevarán bien con otras hembras, pero suele haber problemas entre ellas cuando les llega la época del celo. Esto se suele controlar fácilmente mediante el manejo cuidadoso, pero algunas pueden tener conflictos graves entre ellas, así que uno siempre debería estar atento a los problemas que se pudieran estar cociendo. Personalmente, y aunque he intentado tener juntos a dos machos de Lhasa Apso, nunca he tenido éxito más allá de la etapa de cachorro, ya que siempre han surgido problemas.

Por otra parte, he tenido satisfactoriamente a un Lhasa Apso macho (no utilizado como semental) con dos Galgos Afganos machos, y los tres fueron grandes amigos durante toda su vida.  Los machos y las hembras suelen vivir juntos como grandes amigos, pero desde mi propia experiencia, sólo he logrado tener con éxito un macho con varias hembras. De forma interesante, me he encontrado con que las hembras que no se suelen llevar especialmente bien entre ellas durante su juventud parecen adquirir un carácter más dulce con la madurez y pierden cualquier animosidad que hubieran podido sentir cuando eran jóvenes.

 

Salud y enfermedades del Lhasa Apso

lhasa apso

Fotografía cortesía de: Rodolfo Stanic
https://www.flickr.com/photos/rodolfostanic/

Aunque no suele ser un problema serio, una cosa que puede asustar a un nuevo propietario son los resoplidos. Esto es algo bastante frecuente en las razas braquicéfalas (de cara chata). Debido al alargamiento del paladar blando el perro respirará de repente con unas inspiraciones cortas y bruscas y tendrá un aspecto bastante tenso, y generalmente al mismo tiempo estará quieto de pie.

Esto suele darse porque el perro se excita mucho, pero generalmente sólo dura unos pocos segundos. Una solución rápida y sencilla es taparle la trufa, provocando que respire sólo por su boca.

El Lhasa Apso es, en general, un perro pequeño y resistente, y suele ser una raza bastante sana, aunque hay algunos problemas de tipo veterinario y posiblemente hereditarios de los cuales hay que ser conscientes.

El único problema hereditario oficialmente reconocido en la raza es la atrofia progresiva de retina (APR). Se trata de un problema ocular, que generalmente no se descubre hasta la edad adulta, y en el cual el perro se vuelve ciego progresivamente.

Generalmente esto se suele notar al principio en forma de ceguera nocturna, pero la ceguera absoluta es, desgraciadamente, el inevitable resultado final. Afortunadamente esta enfermedad no va asociada a dolor.

La APR se ha descubierto muy recientemente en el Lhasa Apso, y las pruebas de ADN son un objetivo por el cual lucha la raza, aunque quizá quede un largo camino que recorrer para llegar a esto.

Actualmente es esencial que los ojos tanto del padre como de la madre hayan sido sometidos a examen antes de la monta, y los criadores deben utilizar cuidadosamente sus conocimientos de los factores hereditarios para evitar que el alelo que transmite esta enfermedad no aparezca en los dos.

lhasa apso

Fotografía cortesía de: Charley Lhasa
https://www.flickr.com/photos/charleylhasa/
http://charleylhasa.com/

Algunos Lhasa Apso parecen sufrir «ojo seco», que es algo que parece darse más adelante en la vida. Puede ser tratado con una combinación de fármacos diseñados para provocar el lagrimeo.

También se ha visto que algunos Lhasa Apso tienen unas glándulas de Harder aumentadas de tamaño.

Este problema consiste, más específicamente, en un agrandamiento de la membrana nictitante, en el ángulo interno del ojo. Esto se suele conocer con el nombre de «ojo de cereza» y se aprecia fácilmente como una hinchazón enrojecida. Suele darse durante la etapa de cachorro, a veces en cachorros de una edad tan joven como la de ocho semanas. Existen dos métodos para poder efectuar su tratamiento.

Actualmente la reintroducción es el método más usado, pero solía ser normal extirpar la glándula para eliminar el problema. De todas formas, parece ser que cuando la glándula ha sido extirpada, aumenta la incidencia del «ojo seco» más adelante.

Dado que es una raza con un dorso relativamente largo y cercano al suelo, uno siempre debería estar alerta a los posibles problemas de espalda, especialmente durante la vejez del perro. En condiciones ideales, no se les debería permitir saltar desde los muebles al suelo, ni permitirle practicar ejercicios violentos donde ponga a prueba sus vértebras dorsales, pero esto es más fácil de decir que de hacer. Ante cualquier signo de lesión de la médula espinal, se debería contactar con el veterinario sin demora.

En algunos casos se puede llegar al restablecimiento total. Desgraciadamente es frecuente que el resultado sea la parálisis parcial, pero se le puede ajustar un pequeño carrito con ruedas para sostener sus extremidades posteriores, si así lo desea el propietario.

Obviamente, los cuidados de un perro que ha sufrido lesiones medulares implica decisiones bastante serias, y todas las opciones, por dolorosas que sean, deben ser comentadas abiertamente con la familia y con el veterinario.Es un animal muy robusto, por lo que no posee especial predisposición para ninguna enfermedad en concreto.

Las enfermedades congénitas de la raza han sido clasificadas según los diferentes tamaños por la   Universidad de la Isla del Príncipe Eduardo:

 

Enfermedades hereditarias del Lhasa Apso:  Leer más aquí

lhasa apso

Fotografía cortesía de Maartje
https://www.flickr.com/photos/22100604@N08/

 

Adecuado para…

lhasa apso

Fotografía cortesía de Maartje
https://www.flickr.com/photos/22100604@N08/

El Lhasa Apso es un animal de compañía tranquilo. Es amable y fiel con el propietario, aunque con los extraños es reservado. Es un buen vigilante, silencioso, que sólo ladra cuando existe algún motivo.  Necesita paseos diarios, pero las salidas no tienen por qué ser muy prolongadas.

Hay que tener en cuenta que el manto requiere cuidados diarios, por lo que no es apto para personas muy ocupadas que no tienen tiempo para cepillar a diario al animal. Tampoco resulta adecuado para personas que sean escrupulosas con la limpieza.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.