to top

Los perros poseen la misma brújula magnética que las aves en los ojos

shih tzu
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fotografía cortesía de: Maite Rodríguez Photography

 

Si hasta hace poco, los científicos se cuestionaban sobre el mecanismo que permitía a las aves percibir el campo magnético de la tierra, investigadores del Instituto Max Planck, revelan ahora que los perros también utilizan el mismo mecanismo.

El estudio, que ha sido publicado recientemente, demuestra que los perros no se orientan sólo a través del campo magnético, sino que poseen unas moléculas, receptoras en los ojos, igual que las aves.

Existen distintos organismos en el cuerpo que sabemos que pueden detectar (y utilizar) el campo magnético terrestre, uno de los ejemplos mas conocidos es el de las aves, que se orientan en sus vuelos gracias a un mecanismo perceptor que se encuentra en una región cerebral denominada por los científicos como “Clúster N”, en el ámbito de los centros visuales.

La región de la visión alberga, por tanto, esta brújula natural.

También se sabe que muchos insectos y reptiles poseen mecanismos similares para detectar el campo magnético.

Ahora, gracias a los resultados de este estudio, podemos añadir a la lista a nuestro querido compañero canino. Según indican los investigadores, los perros poseen una molécula en el ojo, denominada Criptocromo 1.

Los criptocromos son una clase de fotoreceptor de luz azul que poseen ciertas bacterias, plantas y animales. Esta molécula también está relacionada con el ritmo circadiano de plantas y animales, y en la detección de campos magnéticos en algunas especies.

Se trata de una molécula sensible a la luz que juegan un papel fundamental en la regulación de los ritmos circadianos. En las aves, estos receptores se encuentran en los ojos, y son activados por el campo magnético terrestre.

Los científicos se preguntaron si había más animales con las mismas características visuales, y estudiaron 90 especies de mamíferos diferentes, entre ellos, al perro. Los resultados de este estudio demuestran que la molécula está presente en el organismo del perro, pero también en osos, zorros y lobos. Incluso los orangutanes poseen Criptocromo 1.

Como curiosidad, cabe destacar que los felinos carnívoros como gatos, leones y tigres, no la poseen.

 

Sin embargo, en los animales que poseen Criptocromo 1, se localiza en el borde de los conos (células fotosensibles situadas en la retina ocular) sensibles al color azul.

¿Pero cual es la función que desempeñan estas moléculas? ¿Juegan (quizás) un papel fundamental en el ritmo circadiano del perro?

Los científicos piensan que no, porque el ritmo circadiano está regulado en el núcleo celular, y la distancia entre el núcleo de las células y las molécula Criptocromo es demasiado grande.

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)