to top

¿Podrían vivir nuestros perros más de 300 años?

lhasa apso
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fotografía cortesía de: Humberto Araujo – Clickerphoto




El perro mas longevo del mundo fue Bluey, un Australian Cattle Dog, que alcanzó la edad de 29 años, duplicando la media en estos animales que suele ser entre 12 y 15 años.

Durante décadas, los científicos han tratado de comprender la longevidad de la vida humana. ¿Que es lo que la limita? ¿Qué se puede hacer para parar el reloj biológico humano?

Ahora el mundo científico se empieza a cuestionar las mismas preguntas sobre nuestras mascotas favoritas. E igual que ocurre en el caso de las personas, las respuestas no son sencillas. Sin embargo, se barajan algunas hipótesis intrigantes que pueden ayudarnos a encontrar una explicación del motivo por el cual los perros de pequeño tamaño viven generalmente mas tiempo que los de razas grandes.

Tratar de saber cómo envejecen los animales es un problema fascinante, según Daniel Promislow, un científico genético de la Universidad de Washington en Seattle, que dirige el Proyecto de Envejecimiento Canino, que pretende aumentar la vida de nuestros canes.

“El proyecto abarca el comportamiento, reproducción, ecología y evolución canina”. Si podemos comprender como mejorar la calidad y longevidad del perro sería una buena noticia para nuestras mascotas y también para nosotros.” Explica Daniel.

El mundo científico lleva más de 2000 años haciéndose la misma pregunta. “Las razones por las que algunos animales viven poco o mucho, deben ser investigadas”, escribió Aristóteles ya en el año 350 a.C. El filósofo griego hace siglos ya pensaba que esto estaba relacionado con la cantidad de líquido que contienen los cuerpos de los animales mas grandes: los elefantes superan en longevidad a los ratones porque sus cuerpos contienen más líquido, y esto hace que tarden más en deshidratarse.” Aunque esta idea no llegó a ser aceptada, en lo que sí están de acuerdo los científicos es que los animales grandes generalmente viven mas tiempo.

Sin embargo, para Steven Austad, un biogerontólogo de la Universidad de Alabama en Birmingham, una de las hipótesis más aceptada de los últimos cien años es que el tiempo parece pasar más despacio para los animales más pequeños y de metabolismo rápido.

Después de analizar 34 especies, se ha podido demostrar que la facultad de procesar  a gran velocidad las señales visuales resultaría ventajosa en aquellos animales pequeños, que deben responder con mayor rapidez a los estímulos visuales, para atrapar presas ágiles o para huir de los depredadores, por ejemplo. Por este motivo, estos animales de menor tamaño tendrían que ser ligeros y poseer metabolismos rápidos.

Estos hallazgos muestran las diferencias en la percepción del tiempo de un ratón y un elefante, además existe un vínculo entre la percepción del tiempo, la estructura corporal y la fisiología, que lleva a pensar en el desarrollo de sistemas nerviosos diferentes que equilibran las presiones del entorno con la conservación de la energía de estos animales.

En el caso del  perro, sabemos que pueden registrar información visual un 25% más rápido que los humanos, lo que les hace ver las imágenes de la televisión como una serie de luces centelleantes.

Sin embargo, estas teorías no acaban de encajar del todo. El corazón del loro bombea la sangre 600 veces por minuto, sin embargo, estos pájaros viven muchos años más que animales con latidos lentos.

Según Austad, la clave está en que los animales grandes son mas longevos porque tienen menos depredadores. No se trata de una sencilla cuestión de supervivencia, sino que es el resultado de millones de años de presión evolutiva.

Las ballenas y los elefantes pueden permitirse un crecimiento mas lento porque nadie los va a atacar. Y esto significa que pueden invertir sus recursos en el desarrollo de cuerpos robustos que les permiten aguantar muchos apareamientos. En cambio, los roedores pequeños necesitan invertir todas sus energías en reproducirse de forma rápida, en vez de desarrollar sistemas inmunitarios resistentes.

Cuando analizamos el promedio de vida del lobo, observamos que estos animales suelen vivir alrededor de 12 años en estado silvestre, mientras que el gato silvestre vive 16 años de media.

Esto sugiere que ambas especies se enfrentan a presiones evolutivas distintas, según Austad.

El lobo es un animal más social que el gato, por lo que es mas propenso a sufrir y extender enfermedades infecciosas. Los gatos silvestres, por el contrario, son animales solitarios, lo que reduce la posibilidad de extender este tipo de enfermedades. Además, saben defenderse de manera notable contra sus depredadores.

Pero cuando retomamos el tema de nuestras mascotas, la teoría del “cuanto mas grande,mejor”, se desvanece de nuevo y se complica un poco mas. Por ejemplo, el gato vive una media de 15 años, unos 3 años más del promedio de vida en el perro. Y los perros de gran tamaño viven menos que los pequeños.

Por ejemplo, el Irish Wolfhound, cuyo peso medio es de aproximadamente 70 kilos, tiene una esperanza de vida de 7 años, mientras que el pequeño Papillón puede vivir 17 años.




Muchas razas caninas tienen menos de 100 años de antigüedad, por lo que la presión evolutiva juega un papel insignificante en estas razas. Algunos investigadores opinan que uno de los factores de influencia podría estar relacionada con la hormona de la insulina, que es la encargada del crecimiento, y han comprobado que se encuentra en cantidades significativas en una gran cantidad de especies animales, aunque el mecanismo sigue sin estar del todo claro.

El rápido crecimiento que experimentan las razas caninas de gran tamaño requieren un esfuerzo adicional de los órganos susceptibles a complicaciones y enfermedades. Los perros de gran tamaño suelen tener mas problemas de salud que los pequeños. Es significativa la gran propensión del Pastor Alemán a tener displasia de cadera, por ejemplo, y los Husky Siberianos tienen mas problemas de deficiencias autoinmunes, aunque esto podría estar relacionado con la crianza incorrecta de la raza.

A pesar de las diferencias de longevidad entre perros y gatos, ambas especies viven mas tiempo que hace unas décadas. La esperanza de vida del perro se ha duplicado los últimos 40 años, y los gatos domésticos actualmente viven el doble que los callejeros.

Las razones pueden ser que los animales domésticos tienen una dieta mejor y unos cuidados veterinarios que los animales en estado silvestre lógicamente no poseen.

Aunque esta tendencia ya está disminuyendo: más de la mitad de las mascotas en EEEUU tienen sobrepeso o son obesas, y están expuestas a los mismos elementos carcinógenos y de contaminación ambiental que nosotros.

Los datos que poseemos de nuestras mascotas podrían solucionar el enigma sobre nuestra propia esperanza de vida, ya que poseemos mas datos y estadísticas de ellos que de cualquier otro animal, lo que podría ayudar a salvar vidas humanas, y nos lleva a tener un aprendizaje constante sobre su biología y genoma. Quizás ellos tienen la clave para la aumentar la longevidad humana, e incluso, para nuestro reloj biológico. “No creo que exista un límite de longevidad máxima para cada especie”, dice Magalhaes. “La verdadera cuestión es: hasta donde podemos legar? Quizás dentro de 1000 años podríamos tener perros que vivan 300 años.

Esta será una excelente noticia, especialmente si aumenta también la longevidad humana porque, después de todo, quien desea vivir eternamente si no puede hacerlo con su mejor amigo?

Video en inglés

Mas información sobre el tema: http://news.sciencemag.org




Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)