to top

Restos fósiles de perros antiguos muestran una nueva versión sobre el origen del perro doméstico

border collie
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

Fotografía cortesía de: Anja Troha    www.facebook.com/jollyvicky29




La historia de la domesticación canina comenzó hace miles de años, cuando los primeros lobos grises comenzaron a salir de las sombras para acompañar a los seres humanos.

Aunque existen pocas dudas sobre la autenticidad de este escenario, existen ciertas discrepancias acerca del lugar donde comenzaron las primeras relaciones entre los humanos y los ancestros del perro, ya que las principales teorías sugieren que los perros fueron domesticados en el Medio Oriente o en Asia oriental.

Un estudio reciente basado en una nueva fuente de datos, el ADN de los fósiles de los perros y los lobos antiguos, llega a una tercera conclusión: Los perros se originaron en Europa a partir de una rama ya extinta de lobos grises.

Las discusiones sobre el tema siguen levantando ampollas entre los especialistas. “Este nuevo estudio quedará en serios apuros para poder llegar a una conclusión definitiva para explicar el motivo por el cual los perros no fueron domesticados en Europa”, según Greger Larson, biólogo evolutivo de la Universidad de Durham del Reino Unido.

Sin embargo, algunos seguidores partidarios de la teoría de que el perro fue domesticado en la zona de Asia Oriental argumentan que el ADN examinado a partir de los orgánulos celulares llamados mitocondrias no puede contar la historia completa, ya que el análisis podría estar sesgado debido a que estas muestras han sido obtenidas principalmente de yacimientos arqueológicos europeos.

“Los observadores críticos argumentan que se necesitan más muestras de ADN mitocondrial para quedar plenamente convencidos”, dice Stephen O’Brien, biólogo genetista en la Universidad de San Petersburgo en Rusia, que se mantiene neutral con respecto al tema.

Los registros arqueológicos contienen innumerables restos fósiles de lobos y perros, aunque los investigadores han tenido problemas para reconstruir la historia canina a partir de los restos óseos hallados, porque en ocasiones resulta difícil distinguir los perros de los lobos.

Tampoco la distribución de geográfica de los fósiles de lobos y perros, que en su mayoría se encuentran en Europa, han podido señalar claramente el lugar de nacimiento de los perros.

Mientras que los antepasados ​​salvajes de ovejas y cabras por el contrario, vivían en una pequeña región del Medio Oriente, los lobos se extendieron desde Portugal hasta Siberia y por todo el continente norteamericano. Hay que tener en cuenta también que algunos investigadores han sugerido la posibilidad de que los perros se originaron más de una vez, en diferentes lugares geográficos.




En la actualidad el coto de caza favorito para la búsqueda de pistas sobre el origen del primer perro, se encuentra en el ADN de los animales modernos. En 2002, el genetista Peter Savolainen, miembro del Instituto Real de Tecnología (KTH) de Estocolmo, Ya -Ping Zhang del Instituto de Zoología de Kunming en China, y sus colegas analizaron las pequeñas partes de ADN mitocondrial (ADNmt) de docenas de lobos y cientos de perros de todo el mundo.

Este equipo de científicos encontró la mayor diversidad genética (un marcador potencial que indica el origen de una especie) en el sur de Asia, lo que implica que los perros fueron domesticados allí. Su último trabajo sobre el genoma mitocondrial completo y del cromosoma “Y” de perros, lobos y coyotes apoyaba esta conclusión.

Pero en 2010, Robert Wayne de la Universidad de California, y sus colegas analizaron 48.000 marcadores del genoma completo de cientos de perros y lobos grises de todo el mundo.

Los perros tenían más secuencias de ADN en común con los lobos de Oriente Medio que con lobos de Asia Oriental, incluyendo marcadores que se pensaba que eran exclusivos de los animales procedentes de Oriente Medio. Para Wayne esto indica que los ancestros ​​de los perros vinieron de esa parte del mundo.

Cada parte ha argumentado que el otro bando no incluía una gama más amplia de muestras, sesgando los resultados. Y el año pasado, Larson y sus colegas se enfrascaron en un análisis sugiriendo que el estudio del ADN moderno no podría resolver la cuestión, debido a que se había entremezclado los perros y los lobos y los distintos tipos de perros durante los milenios que han transcurrido desde su domesticación.

“Sólo las muestras de ADN antiguo pueden ayudar a resolver esta pregunta”, añade Jean-Denis Vigne, un arqueozoólogo del CNR, la Agencia Francesa de Investigación Nacional, y el Museo Nacional de Historia Natural de París.

Wayne ya había estado pensando en seguir esta linea de investigación. Desde la década de 1990, su equipo había ido consigiendo periódicamente el permiso de varios arqueólogos para extraer el ADN de restos antiguos de cánidos, aunque en aquellos momentos carecía de la capacidad para secuenciar el material genético suficiente como para poder establecer comparaciones.

Hacia el año 2010, sin embargo, con la evolución genética de Olaf Thalmann a bordo como postdoctorado, el grupo de científicos ya estaba listo para comenzar a secuenciar todo el genoma mitocondrial y las piezas clave del ADN nuclear para su estudio.

Wayne, Thalmann (que actualmente se encuentran en la Universidad de Turku en Finlandia), y su equipo obtuvieron la mayoría o la totalidad del genoma mitocondrial de 18 muestras antiguas, ocho de ellas fueron clasificadas como perrunas y 10 fueron clasificadas de lobos, que se encuentra principalmente en Europa.

Los investigadores compararon el ADN mitocondrial de las muestras, cuya antigüedad data entre 1000 a 36000 años de edad, a secuencias similares en los animales modernos: 77 perros de una amplia variedad de razas, 49 lobos, coyotes y cuatro. En base a las diferencias halladas en las secuencias del ADN se construyó un árbol genético que mostró la relación de las diversas muestras.

El análisis arrojó dos sorpresas: en primer lugar, la mayoría de los perros modernos están más estrechamente emparentados con los lobos antiguos que con los modernos.

“La población de lobos grises que dio origen a los perros modernos probablemente ya está extinguida”, dice Thalmann. El hallazgo apoya los resultados del estudio de genomas completos, revelado en mayo durante la conferencia sobre  “Biología de los Genomas” en Cold Spring Harbor, Nueva York, en la que el equipo de Wayne también concluyó que los lobos modernos no son antepasados ​​directos de los perros.

La segunda sorpresa fue geográfica: los restos antiguos más estrechamente relacionados con los perros modernos eran todos europeos. Por ejemplo, el pariente más cercano del lobo de la rama más amplia del perro moderno databa de hace 14.500 años y provenía de una cueva en Suiza, los perros antiguos de Alemania fueron los parientes más cercanos de otra rama moderna de perros.

“Esto proporciona nueva información importante”, dice Renato Mariani – Costantini , un patólogo del ” G. d’ Annunzio ” de la Universidad de Chieti – Pescara en Italia, que había publicado previamente un estudio de ADN mitocondrial de cinco perros italianos prehistóricos que sugerían un origen europeo de los cánidos.

Algunos genetistas sostienen que los perros se domesticaron tras el surgimiento de la agricultura, pero este nuevo estudio refuerza la idea de que la domesticación ocurrió mucho antes, y se remonta a la época de los cazadores – recolectores.

Wayne y sus colegas calculan con base en las tasas de mutación y las diferencias genéticas observadas en las muestras, que la domesticación del perro empezó alrededor de 18.800 y 32.100 años, y que los perros ya estaban bien afianzados entre los humanos que vivieron entre 15.000 y 20.000 años atrás, mucho antes de que estos fueran cultivadores-recolectores.



Los investigadores no fueron capaces de obtener muestras de ADN adecuadas de los cánidos antiguos del Medio Oriente y no tenían acceso a los ejemplares antiguos de Asia Oriental. Eso es un problema importante, según Savolainen, quien está convencido de que los perros se originaron en el sur de China. ” No es realmente un estudio objetivo.” Él y otros también fallan en el estudio porque incluyen solo unos cuantos lobos modernos de Oriente Medio y China, pero en cambio, han estudiado decenas de ejemplares europeos.

“Es lo mismo que si quisiéramos realizar un estudio sobre el origen de los seres humanos sin obtener ninguna muestra de ADN del continente africano.”

Por otra parte, el ADNmt que se transmite de madre a hija  “refleja una pequeña parte de la historia de la evolución “, dice Chung -I Wu, biólogo evolutivo de la Universidad de Chicago en Illinois.

Teniendo en cuenta la cantidad de migración humana que había a principios de la domesticación del perro, Wu sospecha que los machos que llegaron de fuera de Europa podrían haber sido criados con hembras europeas, lo que nos llevaría a la historia mitocondrial que proponen Wayne y Thalmann, aunque esto no nos da una imagen global correcta sobre el origen de la domesticación del perro. “Dos partes del genoma pueden contar dos historias muy diferentes.”

Wayne y Thalmann están tratando ahora de obtener buenos datos de las secuencias nucleares de fósiles de perros y lobos, del mismo modo que hacen Larson y otros investigadores (Revista Science, 01 de noviembre, p. 543).

Aunque O’Brien no está seguro de que el estudio de más genomas completos eliminen estos debates, dada la cantidad de perros y lobos que deben haber enturbiado las aguas genéticas con el mestizaje.” La arqueología genómica tiene sus limitaciones y los perros ya lo han confirmado”, dice .

“Quizás pueda conocerse algún día el origen del perro como animal doméstico, aunque por el momento no hay que contar demasiado con ello.”

Fuente:   Old dogs teach a new lesson about canine origins    

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Maite Rodríguez

<p>Amante de los animales, la naturaleza, y la fotografía. Redacto artículos para mi blog canino, tratando de seleccionar temática que le sea de utilidad al lector, especialmente sobre enfermedades, razas, cuidados y los últimos avances científicos de nuestros fieles y peludos compañeros.</p>

})(jQuery)