to top
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

 

Historia y origen del Tosa Inu

tosa inu

Foto cortesía de: Yoshiaki Shiokawa
https://www.flickr.com/photos/shiokawa/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El Tosa Inu es originario de la isla Shikoku en la prefectura (provincia) de Tosa en Japón, la mas pequeña de las cuatro islas que conforman este país. Esta raza es el resultado del cruce de varias razas de molosos europeos entre las que cabe destacar el Gran Danés, Mastín, San Bernardo, Bulldog, Braco Alemán con varios perros de origen autóctono de Japón. Este perro es conocido en su país de origen también como Tosa Token, Tosa Ken o Mastiff japonés. Tosa Inu significa “perro de Tosa”.

Un origen relativamente reciente

El Tosa-Inu o Tosa-Ken japonés ha sido reverenciado y temido en Japón durante más de 900 años. Los japoneses consideran al Tosa un tesoro nacional y a pesar de la gran popularidad de la raza en otros lugares del mundo, los Tosa raramente son exportados al exterior.

La raza también ha sido designada como Perro de Combate Japonés o Mastiff Japonés, ya que el Club Canino de Japón no rechaza ninguna de las denominaciones. El nombre de Perro de Combate Japonés surge como un término genérico utilizado para referirse a la raza de combate predominante  en Japón en un periodo determinado. Fue utilizada anteriormente para describir al Akita Inu, pero actualmente apenas se usa para designar al Tosa.

Muchas razas japonesas recibían los nombres de sus provincias (prefecturas) de origen. El Tosa es un perro oriundo de Tosa-Wan (Baia Tosa), localizada en Kochi, en la isla japonesa de Shiokoku.

Algunas fuentes se refieren al Tosa como Kochi-Inu, que puede traducirse como “Perro de Kochi”. Los nombres de Kochi-Inu o Tosa Inu han sido utilizados para el mismo perro, pero finalmente el término Kochi Inu dejó de ser usado.

Conocido por su extremo coraje y tenacidad en el combate, el Tosa Inu no tiene parangón entre las razas caninas. Su constitución atlética están en perfecto equilibrio con su lealtad y devoción hacia su familia.

La historia del Tosa se remonta al siglo XI y está insertada en el corazón de Japón, más específicamente en Kochi. Estos molosos fueron durante siglos los compañeros inseparables de los guerreros japoneses y fueron muchas veces usados en combates de perros.

Se ha dicho muchas veces que el estoicismo, valentía y calma durante el combate de estos animales, ha sido tomado como ejemplo para el entrenamiento y formación de los jóvenes guerreros samurais, para que éstos pudiesen aprender el verdadero significado del coraje durante el combate.

Son casi con toda probabilidad, los únicos perros en el mundo que se utilizan para las peleas de forma completamente legal. Sin embargo, los japoneses desarrollaron un tipo de lucha, acorde con su mentalidad que no tiene comparación con otros tipos de pelea en el resto del mundo. En Japón los perros son criados y entrenados con mucho esmero y la lucha se rige por reglas muy estrictas acompañadas por rituales sagrados y procesiones.

La lucha entre dos ejemplares suele ser prolongada en el ring, y al contrario que en el mundo occidental, el ejemplar que persigue un rápido final y una victoria fácil, no está considerado como un buen Tosa. A esta raza también se le suele denominar el “perro sumo”, debido a que utilizan la misma técnica en la lucha que en este deporte humano, tratando de tirarse al suelo el uno al otro.

Si el Tosa domina la lucha mas de 3 minutos, es declarado ganador. Igual que se hace con los luchadores de sumo, estos perros van alcanzando grados en su jerarquía de acuerdo con los puntos que reciben en cada pelea. Los mejores luchadores reciben el título de Yokozuna, igual que los mejores luchadores de sumo.

Las peleas de perros son una tradición antigua no solo en Japón, sino también en otros países como Reino Unido y Estados Unidos de América. En el combate el Tosa Inu no persigue la búsqueda de sangre, sino el forcejeo cuerpo a cuerpo. También pueden morderse, pero no para herir o matar, sino para agarrar al oponente y tumbarlo. Las luchas son inmediatamente interrumpidas al primer signo visible de heridas. Siempre hay un veterinario presente para curar rápidamente las heridas del combate. Además, las luchas se producen en público, nunca en secreto como en los casos de luchas entre perros occidentales.

Las reglas del combate entre Tosas son idénticas a las aplicadas en las peleas de sumo. El objetivo es derribar o dominar al adversario. La mayoría de estas luchas acaba en descalificación cuando los árbitros o los propietarios que están siempre presentes en el ring, separan ambos combatientes. Los combates pueden finalizar cuando uno de los dos contrincantes llora, emite gañidos o muestra cualquier otro signo de sumisión.

Los ladridos, gruñidos, gañidos y gemidos son también causas de descalificación. Los sonidos de cualquier tipo están considerados como faltas, por lo que el Tosa es un perro bastante silencioso.

Los machos son los únicos que están legalmente autorizados a combatir, conservando las hembras tan sólo para la reproducción de la raza aunque a ellas se las hace luchar al menos una vez en la vida para confirmar sus instintos y capacidad de lucha. Características como la maldad, timidez o miedo a luchar son causas de descalificación, y el perro que posea alguno de estos rasgos en su personalidad no será considerado apto para la reproducción.

El Tosa de combate, y especialmente los que son proclamados campeones son muy valiosos en Japón. Aunque nunca luchan hasta la muerte y en pocas ocasiones son heridos. Un Tosa Inu que haya sido campeón generalmente es valorado en cifras que pueden rondar los 6 dígitos o más, y alcanzan en el mercado el mismo valor que un caballo de carreras.

Ha habido épocas en las que el Tosa Inu ha sido la única fuente de ingresos de una familia japonesa, cuyos miembros les dedicaban todo el tiempo para entrenarlos y ejercitarlos. El perro va adquiriendo valor y la familia que lo cuida adquiere riqueza material a medida en que el Tosa vence en los combates.

Su evolución:

A mediados del siglo XIX algunos criadores de Tosa, de Tosa-Wan decidieron realizar algunas modificaciones en la raza. La primera tentativa que se conoce fue entre el Tosa original (de tipo Spitz) con un bulldog antiguo. El resultado del cruce entre ambas razas están considerados como los antepasados del Tosa.

Después de esta modificación se realizaron otras utilizando al Bulldog, Bloodhound, Mastiff, Dogo Alemán, San Bernardo, Bull Terrier y Pointer. Los resultados de estos cruces son bastante visibles y fácilmente identificables en el Tosa Inu que ha llegado hasta nuestros días.

Cada modificación hecha mediante el cruce de cada raza, tiene su razón específica, cada aspecto fue escogido para servir un propósito determinado. El San Bernardo y el Mastín fueron elegidos por su tamaño y fuerza, el Bulldog Inglés antiguo y el Bull Terrier, por su tenacidad en la lucha y el Pointer por su capacidad de concentración.

El tipo de piel que tenía el Bloodhound fue fundamental para reforzar la piel del Tosa cuando era mordido. El Dogo Alemán le proporcionó el peso y porte aunque existe desacuerdo entre los criadores, ya que algunos opinan que esto ha contribuido al aumento de peso en la raza y le resta rendimiento.

Al borde de la extinción en dos ocasiones:

En el siglo veinte todas las razas de perros que había en Japón estuvieron a punto de desaparecer. Primero durante la crisis de la alimentación durante la Segunda Guerra Mundial y después debido a una epidemia de moquillo. La Asociación para la preservación del Tosa Inu decidió salvar 12 ejemplares de Tosa, seleccionando por su carácter y morfología a aquellos que mejor representaban a la raza. Los trasladaron a la prefectura de Aormi en el norte de Japón, una zona alejada de la guerra. De estos 12 ejemplares descienden la mayoría de los Tosa Inu que hay en la actualidad.

 

Fuente: Rasfokkers Tosa Inu 

Bibliografía en español

 

 

Bibliografía en inglés

 

Características físicas del Tosa Inu

 

tosa inu

Foto cortesía de: Yoshiaki Shiokawa
https://www.flickr.com/photos/shiokawa/

  • Tamaño y peso: En los machos, la altura a la cruz mínima es de 60 cms. y en las hembras de 55 cms.
  • Pelaje y color: Capa corta, dura y densa. Rojo, leonado, albaricoque, negro y atigrado. Se permiten unas leves manchas en el pecho y los pies.
  • Aspecto: Es un perro de gran tamaño, que posee un aire majestuoso y una constitución robusta. Tiene orejas colgantes, pelo corto, hocico cuadrado y rabo colgante y grueso en la base.
  • Esperanza de vida: entre 9 y 11 años.
  • Asociación Española de perros nórdicos y Tosa Inu
  • Clasificación FCI:  Grupo 2:  Perros tipo Pinscher y Schnauzer, Molosoides – perros de montaña y Boyeros suizos.    Sección 2.1:  Molosoides tipo dogo.    Sin prueba de trabajo.
  • El estándar oficial del Tosa Inu se puede descargar directamente de la Federación Cinológica Internacional en español y en formato Word (doc) aquí.
  • Clasificación según el ranking de inteligencia funcional y obediencia del Dr. Stanley Coren: El Tosa Inu no está clasificado.

 

Criadores de Tosa Inu en España

 

 

Criadores de Tosa Inu en el mundo

 

 

Los cuidados físicos del Tosa Inu

Es un perro de fácil aseo. Cepillado regular, corte de uñas y revisión ocular cada cierto tiempo.

 

Psicología y personalidad del Tosa Inu

El Tosa Inu posee un carácter reservado y silencioso y permanece impasible en situaciones irritantes de poca importancia. Su temperamento se caracteriza por la paciencia, sangre fría, audacia y valor.  Mantiene una relación dominante con los miembros de su misma especie, por lo que no es conveniente tener otros perros en casa a menos que sea una pareja de distinto sexo.

No le gusta buscar enfrentamientos a no ser que considere que haya sido provocado. Hay que acostumbrarlo desde cachorro a relacionarse con otros perros, animales y personas que vayan a convivir con él para conseguir una socialización correcta.

Con los propietarios se muestra como un perro altamente protector, cariñoso y leal y mantiene una relación amistosa con los extraños, a no ser que estos muestren malas intenciones. Esta raza, como la mayoría de las razas orientales, no suele ladrar si no existe un motivo fundado, por lo que conviene  prestarle atención si lo hace. Es destacable el instinto protector que demuestra tener con la familia y sus pertenencias.

 

 

Salud y enfermedades del Tosa Inu

Las enfermedades típicas del Tosa Inu son la displasia de cadera, caries, entropión: es la inversión de los bordes de los párpados (generalmente el inferior), que hace que las pestañas se rocen con la superficie ocular.

Adecuado para…

Esta raza es adecuada para personas pacientes y que entiendan algo de perros, que aceptan el fuerte carácter que tiene el Tosa Inu y deseen tener un perro especial. Y no es recomendable para personas que le dan mucho valor a la obediencia y sumisión y viven en una zona frecuentada por muchos perros. Hay que tomar en consideración antes de la adquisición de un ejemplar de esta raza, que está considerado en España como raza potencialmente peligrosa por Real Decreto, por lo que para su posesión se debe obtener la Licencia para la tenencia de perros potencialmente peligrosos y registrarlo en el Registro Municipal de animales potencialmente peligrosos del municipio donde se reside. Uno de los requisitos para obtener la licencia es la de poseer un seguro de responsabilidad civil a terceros.

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

})(jQuery)